Cerrar Publicidad
Cerrar publicidad
Cerrar

Héctor Soto y la presidenta Michelle Bachelet: Un liderazgo tardío

En esta aguda columna, Soto analiza el llamado de la presidenta Michelle Bachelet a la unidad de su conglomerado.

Suscríbete a este programa
Por: - 3 junio, 2017 - Comentarios

Como en La traviata, quizás è tardi. El llamado a la unidad de “los demócratas progresistas” formulado por la presidenta Bachelet en su última cuenta pública pudo haber sido una buena idea el año pasado, pero ahora es extemporáneo. A la presidenta la coalición de gobierno ya se le desarmó y las exhortaciones a la unidad a estas alturas tienen poco sentido. El llamado sólo sirve para salvar la conciencia y rendir tributo a una responsabilidad de liderazgo que la mandataria no quiso o no pudo asumir a tiempo. Lo propio del liderazgo es anticiparse a los problemas, no lamentarse cuando las fatalidades ya ocurrieron.

Bachelet siempre tuvo conciencia de haber llegado al poder no gracias sino a pesar de los partidos de la Nueva Mayoría. Así también los trató: con distancia, con reticencias, con desconfianza. Pocas veces los llevó de apunte al momento de armar o desarmar sus gabinetes y rara vez se interesó en los problemas que las colectividades tuvieron que enfrentar. Es más: hasta el último momento estiró la cuerda, poniendo sobre todo a la DC en encrucijadas difíciles de procesar, y –no obstante que la coalición fue idea suya- se desentendió por completo de la cadena de fatalidades a la que la Nueva Mayoría entró después del derrumbe de la candidatura de Ricardo Lagos.

Con todo lo tardío que el llamado presidencial a la unidad de la centro-izquierda pueda ser, hay solo un escenario en que todavía podría tener sentido. Es el de la eventualidad en que la candidatura presidencial DC no remonte y Carolina Goic siga pegada en las cifras insignificantes que le atribuyen las encuestas. Si los números en las próximas semanas le siguen siendo esquivos, bueno, la posibilidad de que los DC agachen nuevamente el moño y vuelvan al redil de la Nueva Mayoría es alta. En esa hipótesis, lo importante no será saber si vuelven. Será saber cómo vuelven, porque este un partido al que ya le va quedando poco músculo para sostener su autonomía dignidad.

Comentarios

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibirás lo mejor de Radio Duna: podcast, noticias, opinión, música y más.

Suscríbete a nuestro Newsletter