Cerrar Publicidad
Cerrar publicidad
Cerrar

Cuando no basta con ser los mejores por Matías del Río

“Me quedo con mil “Pizzis” a un Sampaoli en el largo plazo”.

Suscríbete a este programa
Por: - 11 octubre, 2017 - Comentarios

No nos hagamos trampa, parte de la amargura que anoche cosechamos, la habíamos sembrado.

Mirar la tabla de posiciones es como la vida misma.

Brasil tiene todo el talento del mundo y juega cada minuto como si necesitara los 3 puntos. Por eso le sacó 10 puntos al segundo. Argentina anda por ahí con el talento de su plantel, pero tiene poco juego colectivo, se desenfoca con frecuencia y suelen andar echándole la culpa al empredrado. Por eso entraron al filo, y si no aprenden la lección, no pasarán de ronda en Rusia.

Colombia va a al Mundial porque tenía monedas en el chanchito, ahorró a tiempo, ya que en los últimos 4 partidos sacó los mismos 3 puntos que Chile (25% rendimiento), y nosotros los veremos por la tele. Perú es el caso ideal como ejemplo. Contrató al Tigre Gareca siete meses antes de empezar la clasificatoria, con la meta de hacer un proceso que los devolviera a un mundial después de 36 años (¡lleva 8 sin ir!). Todavía no entra, pero con un plantel sin mega estrellas tiene buenas opciones, y eso que la presión y la tentación por interrumpirlo todo y sacar al DT antes de tiempo fue tema permanente. Hasta el 5 de septiembre, la fecha 16, la antepenúltima, Perú jamás estuvo entre los primeros cinco. En 12 de las 18 fechas estuvo entre los 3 últimos de la tabla. Pura convicción y consistencia en el plan.

Y Chile… Chile se debate entre algunas explicaciones serias y otras para la galería, con mucho ego y gritos en la tele. Pero me temo que pensamos que con Alexis y Vidal bastaba.

El blanco fácil hoy es Pizzi, que seguro tiene bastante responsabilidad, pero poco recordamos que nos reímos de los alemanes, giles, que llevaban un equipo B a la Copa Confederaciones: planificación. O que hoy vemos en la disciplina un factor relevante, pero olvidamos que cuando el “Rey” chocó su Ferrari, en plena Copa América, preferimos ganar el partido de mañana en vez de marginarlo hasta que él y todo un plantel entendiera que ante todo se es leal al proyecto común.

Admiro y adoro a Vidal, pero apuesto un brazo a que él (y el equipo) hoy sería mejor en todos los planos si sus actos hubieran tenido consecuencias. ¿Dónde estuvo la cabeza capaz de tomar una decisión impopular?

Me quedo con mil “Pizzis” a un Sampaoli en el largo plazo. Ahora entendemos por qué se fue. Arrancó sabiendo que el camarín era inmanejable y que el monstruo que había creado se comería a cualquiera. Entonces pescó los millones acordados con Jadue y desapareció, antes de que al enfermo, ya infectado, le diera fiebre.

Demasiada vista gorda porque son muy secos y nos han dado tanto. Este es el plantel histórico, sí, pero también es el plantel de los intocables, el de los “millonarios prematuros” -en terminología de Bielsa-, que llegó a imponerle a Salah algunas decisiones dirigenciales. Pero ganábamos, así es que no importaba. En esto, creo, los jugadores son menos responsables que el entorno: dirigentes, cuerpo técnico, periodismo e hinchada.

Que no nos pase de nuevo si llegamos a tener otra generación como esta. A más talento, más exigencia y seriedad. Porque hoy dos goles nos dejaron afuera y nos faltó un pizca de suerte, aunque, como dice un amigo mío, “mientras más entreno, más suerte tengo”.

Comentarios

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibirás lo mejor de Radio Duna: podcast, noticias, opinión, música y más.

Suscríbete a nuestro Newsletter