*

Adiós, Tom Wolfe: Libros y frases para recordarlo

El periodista y escritor, Tom Wolfe, falleció este 15 de mayo a los 87 años. En Duna destacamos algunos libros y frases memorables del denominado padre del Nuevo Periodismo.

Suscríbete a este programa
Por: - 15 mayo, 2018 - Comentarios

Tom Wolfe, considerado el padre del Nuevo Periodismo, murió este 15 de mayo a los 87 años.

Periodista y escritor, mostró una nueva forma de usar el estilo narrativo de la literatura de ficción para relatar hechos con rigurosidad periodística.

Con 17 libros publicados (cuatro de ficción y 13 de no ficción) y una carrera formidable, Wolfe se apegó siempre al estilo realista, siguiendo a referentes como Charles Dickens.

Su método para elaborar historias consistía, según él mismo relató, en “construir el texto escena a escena como en una novela; usar la mayor cantidad de diálogo posible; concentrarse en los detalles para definir a los personajes y adoptar un punto de vista para relatar la historia”.

Entre sus obras más memorables se pueden encontrar las novelas “La Hoguera de las Vanidades” (Anagrama, 1987) y “Bloody Miami” (Anagrama, 2012), o los textos de no ficción “Ponche de ácido lisérgico” (Anagrama, 1968), “Los años del desmadre” (Anagrama, 1976), “La banda de la casa bomba” (Anagrama, 1968), entre otros.

Frases de Tom Wolfe

Como una forma de homenajear a Tom Wolfe, en Duna repasamos algunas de sus frases memorables, como “La muerte es el último viaje, el más largo y el mejor”. 

  1. “Recuerdo que siempre sentía que iba a hacer algo grande. Es lo mejor que puede pasarle a un niño. Intentas hacer todo tipo de cosas. No dices nunca: Es imposible, no puedo hacerlo, no estoy hecho para esto…”.
  2. “Si un conservador es un liberal que ha sido atracado, un liberal es un conservador que ha sido arrestado”.
  3. “La sanación más segura para la vanidad es la soledad”.
  4. “La soledad es y siempre ha sido la experiencia central e inevitable de todo hombre”.
  5. “Internet es la forma moderna de tejer. En el pasado, las mujeres que no tenían nada que hacer tejían, pero al menos se sacaba algo: un par de calcetines, tal vez una bufanda, ocasionalmente una pequeña colcha”.

Comentarios