*

Incendio en Londres: Un “incidente sin precedentes”que podría haberse evitado

Los vecinos ya habían denunciado la falta de revisiones de seguridad en un edificio que solo contaba con una escalera de emergencia.

Suscríbete a este programa
Por: - 15 junio, 2017 - Comentarios

“Un incidente sin precedentes. En mis 24 años como bombera nunca había visto nada de esta magnitud”, así describió la jefa de la Brigada de Bomberos de Londres el incendio que acabó con la Torre Grenfell, un bloque de viviendas en el oeste de la capital británica. El hecho dejó al menos 17 muertos y decenas de heridos, además de 24 plantas totalmente destruidas.

El fuego empezó en una de las planas bajas, poco antes de la una de la madrugada, hora local. Los bomberos, que se demoraron sólo seis minutos en llegar después de recibir la llamada de auxilio, se encontraron con un edificio en llamas de arriba a abajo.

Se vivieron dramáticas escenas, como madres que dejaron caer a sus hijos por las ventanas. Una mujer lanzó a su hijo recién nacido desde el noveno o décimo piso se estima, y un hombre logró atraparlo según se dio cuenta en Telegraph.

A pesar de los daños causados en el edificio, este no corre riesgo de derrumbe.

“Se hizo caso omiso a todas nuestras advertencias”

Así denuncia en su blog la agrupación de vecinos Grenfell Action Group, que desde el 2013 documenta los problemas de seguridad del edificio. Ese año se divulgó un documento que señalaba que varios de los extintores de la torre, construida en 1970, no se probaban hace más de un año. Otros llevaban más de dos años en la misma situación y estaban marcados como no aptos para su uso.

También notificaron subidas de tensión eléctrica,  lo que se debería a una instalación mal hecha. Los vecinos del edificio, que cuenta con solo una escalera de emergencia, mostraron estas preocupaciones al distrito de Kensington y Chelsea y la Organización para la Gestión Arrendataria de Kensington y Chelsea (KCTMO), que administra la propiedad.

A pesar de que durante el 2016 se invirtieron 10 mil libras en remodelación, la comunidad de vecinos afirmó ese año que:

“Creemos firmemente que sólo un evento catastrófico puede exponer la ineptitud e incompetencia de nuestro casero, la KCTMO, y poner fin a las peligrosas condiciones habitacionales y la falta de respeto a la legislación de salubridad y seguridad que impone a sus inquilinos”.

La compañía se defendió diciendo que el edificio habría recibido ya una certificación de sustentabilidad medioambiental BREEAM y que estarían “en shock” por lo ocurrido, pues, según ellos, se habrían ajustado a “todos los controles, normativas antincendios y estándares de seguridad”.

El consejero local, Nick Paget-Brown, demostró su molestia por lo ocurrido y aseguró buscar responsables:

“Este es un día terrible para Kensington y Chelsea (…). En este momento estamos volcados en la operación de rescate y asistencia, pero la causa del incendio será investigada a fondo y mantendremos a la gente al tanto”.

Otra concejal declaró a la Press Association que a los vecinos se les dijo una y otra vez que no existía peligro pese a sus repetidas quejas.

Además se suma que “las alarmas no sonaban”. Así testificó un residente que aseguró que escapó gracias a que un vecino fue a golpear su puerta, no gracias a las alarmas contra incendio.

Otro tema que se ha puesto en entredicho, son las propuestas de seguridad de la Brigada de Bomberos de Londres, que hasta hoy en su página web insta a los residentes de edificios en llamas a permanecer en sus pisos mientras el fuego no los alcance. El 2009 seis personas murieron en el bloque Lakanal tras seguir esta instrucción. 

Para finalizar, se pronunció el alcalde de Londres, Sadiq Khan. El edil aseguró habrá “muchas preguntas” y agregó:

“Quiero asegurar a los londinenses que habrá respuestas”.

 

Comentarios

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibirás lo mejor de Radio Duna: podcast, noticias, opinión, música y más.

Suscríbete a nuestro Newsletter