*

Segunda vuelta: ¿Qué se juega Chile?

A dos días del balotaje donde se enfrentarán Sebastián Piñera y Alejandro Guillier, en Hablemos en Off, Matías del Río, Cony Stipicic y Nicolás Vergara analizaron el escenario actual al cierre de las campañas.

Suscríbete a este programa
Por: - 15 diciembre, 2017 - Comentarios

Como se preguntó Nicolás Vergara en Hablemos en Off, camino a la segunda vuelta ¿Qué se juega Chile?.

Su respuesta fue que “muy poco y mucho”, y agregó: “No suscribo a los análisis de quienes piensan que se viene el desastre. De hecho creo que va a ser distinto y el problema no va a estar dado por el gobierno. De ganar Guillier probablemente nos encontremos con un escenario en el Parlamento muy complejo porque hay fuerzas que se están moviendo. El Frente Amplio entendió como nadie el nuevo sistema electoral y supo poner las fuerzas donde debía y eso habla de gente menos improvisada y amateur de lo que muchos quieren creer y lograron dar una sensación comunicacional de que habían ganado una elección. Gane quien gane que vaya a generar que la bolsa se vaya al suelo, no lo creo; que haya un colapso que impida que Chile crezca, tampoco; que existan marañas de corrupciones y que nos vamos a parecer a Venezuela, estoy prácticamente seguro que no. Hay un dato que uno tiene que tener en cuenta y es que Guillier es honesto y no creo que se preste para comparaciones de ese tipo. La campaña del terror no funcionó”.

Vergara además acotó que “es bueno para un país tener incertidumbre electoral porque genera músculo, nervio y ganas de participar que siempre son positivas en democracia porque la baja participación es un problema”.

Cony Stipicic acotó que en

“los cierres de campaña los dos candidatos entendieron tarde la estrategia de campaña que deberían haber seguido. Piñera entendió que no le rendía criticar a la presidenta y Guillier comprendió tarde que le rendía politizar y politizar el discurso. Hoy al que más le conviene que no vayan a votar es a Guillier, es contra intuitivo. A Piñera le conviene un escenario más laxo y a Guillier más polarizado”.

Comentarios