*
Hernán Larraín y Jorge Abbott

Jorge Abbott y la credibilidad en la Fiscalía

Matías del Río, Consuelo Saavedra y Nicolás Vergara, se refirieron a la reunión que salió a la luz entre Jorge Abbott y Hernán Larraín para ver el caso de Iván Moreira en el caso Penta, como expresó del Río, “si llegó con la intención de parar o cerrar ciertas lineas de investigación, le va mal porque queda la sensación de arbitrariedad porque abres algunas lineas políticas y otras no”.

Cargando ..
Suscríbete a este programa
Por: - 9 mayo, 2018 - Comentarios

Después de conocerse la reunión privada que tuvo el entonces senador y hoy ministro de Justicia, Hernán Larraín, con el entonces candidato a Fiscal Nacional y hoy en el puesto, Jorge Abbott, y de saberse que la reunión tuvo que ver con una petición de acelerar el proceso contra Iván Moreira en el caso Penta de financiamiento irregular en la política.

Como expresó Consuelo Saavedra, en Hablemos en Off, hay que preguntarse “hasta dónde llega el lobby, qué conversas en esas reuniones, qué compromisos adquieres, por qué cuando alguien está postulando a ese cargo tan importante en el país, qué sucede ahí y cómo se va instalando que Abbott llega en un momento particular de la política chilena y llega a resolver un problema del financiamiento para que se apuraran las causas, pero mas bien para que no se abrieran ciertas lineas de investigación, ya que el problema era generalizado”.

Matías del Río subrayó: “Se abre la temporada de caza contra Abbott porque todo dispara contra él y es plausible la teoría de que vino a eso”.

Saavedra continúo, “no tengo por qué presumir que negoció para obtener el puesto, pero precisamente porque estas cosas no se conversan arriba de la mesa, es que estamos en esta situación”.

A lo que del Río remató, “no hubo claridad del todo ni rapidez en entregar la información. Si llegó con la intención de parar o cerrar ciertas lineas de investigación, le va mal porque queda la sensación de arbitrariedad por qué abres algunas lineas políticas y otras no, te deja muy mal parado frente a la sociedad. Cuando hay una Fiscalía que acusa a unos y no a otros y deja de investigar a los que tienen más poder, es un órgano político y no un brazo persecutor en búsqueda de la verdad (…) Esta arbitrariedad socava la credibilidad de las instituciones”.

Comentarios