*
EN VIVO

/

/

DUNA TV

Se instalarán en Chile los principales laboratorios de cannabis medicinal

FOTO: Sensi Seeds

Autorización del uso medicinal de la planta por parte del gobierno impulsó el interés de grandes empresas de EE.UU. y Canadá. Ven a Chile como una posible potencia que puede ampliar el negocio a toda América latina.

Por:

5 Junio, 2017

Suscríbete a este programa

Medical Marijuana Inc. con más de 200 mil accionistas, fue la primera empresa de cannabis en entrar al mercado de valores en EE.UU. y hoy ya está inscrita legalmente para operar en Chile. Trabajan haciendo medicamentos para el cuidado de la piel, como cremas y chicles para el dolor, que tienen como base el cannabidiol (CBD), uno de los componentes no psicoactivos de la planta de marihuana.

Alex Grapov, vicepresidente internacional de Medical Marijuana Inc. explica que tras la decisión del gobierno en 2015 de autorizar la venta y distribución de productos farmacéuticos derivados de la planta de cannabis, Chile se convirtió en un escenario clave para ampliar sus operaciones en el continente:

“Creemos que este primer paso tomado por el gobierno chileno se convierte en un hito para los países latinoamericanos para revisar el posible impacto de productos basados en cannabis y así mejorar las condiciones de salud que no han obtenido resultados positivos con los productos farmacéuticos tradicionales”.

Por otro lado, los primeros que pusieron en farmacias chilenas medicamentos derivados de la cannabis, fueron los canadienses de Tilray. Se asociaron en Chile con Alef Biotechnology y trajeron 600 dosis de sus fármacos TC100 y T100. Esto sería un proyecto piloto en que se evaluará las reacciones de los pacientes. Tienen un permiso que expira este año para vender los medicamentos, pero ahora piensan en más que solo vender. Ya consiguieron un permiso con el Servicio Agrícola Ganadero para la producción de 280.000 plantas. La fundación Daya consiguió sólo 6.820 plantas. 

Tanto Medical Marijuana Inc. como Alef manifiestan que sus medicamentos traen menos perjuicios y efectos secundarios para los usuarios que los fármacos tradicionales. “Los productos de CBD hechos por nuestra compañía han probado no tener efectos secundarios, aparte de somnolencia y pacientes que tienen hambre”, dice Grapov. Por su parte, Alan Nudman, CEO de Alef agrega que “en el caso de Canadá, en los pacientes que han sido prescritos en el uso de los principios activos de este medicamento se ha observado una disminución en el uso de opioides y benzodiacepinas, entre otros”.

Eso sí, el mayor problema dice relación con los precios. Cada caja de TC100 y T100 tiene un valor aproximado de 200.000 pesos. Y Sativex, el primer medicamento derivado de la planta de cannabis autorizado para comercializarse en Chile, se vendía por un valor de 3 millones de pesos, aunque hay que destacar que era una importación compasiva, es decir, tenía una autorización especial. Se espera que con el aumento de la demanda los precios disminuyan y que el precio público sea mucho más bajo.

“Esperamos también que en un futuro próximo pueda ser incluido dentro de la canasta GES o de la Ley Ricarte Soto”, dijo Wilfredo Orellana, director de especialidades de Biopasgroup, laboratorio latinoamericano que en 2016 consiguió el primer registro sanitario para vender un fármaco de cannabis en el país. Sativex será comercializado nuevamente durante e mes de julio. 

Comentarios