*

Papa Francisco a religiosos y seminaristas: “(Entiendo el) dolor también por ustedes que además del desgaste por la entrega, han sufrido el daño que genera el cuestionamiento”

En su encuentro en la Catedral de Santiago el Sumo Pontífice volvió a referirse a los abusos sexuales cometidos por ministros de la Iglesia.

Suscríbete a este programa
Por: - 16 enero, 2018 - Comentarios

“La peor de todas las tentaciones es quedarse rumiando la desolación”, así comenzó su discurso el Papa Francisco en la Catedral de Santiago donde se dirigió a religiosos, seminaristas y obispos.

La frase hace referencia a las consecuencias que ha traído para la Iglesia el destape de los abusos sexuales a menores, tema al que Jorge Bergoglio se volvió a referir.

“Conozco el dolor por el daño y sufrimiento de las víctimas y sus familias que han visto traicionadas las confianzas que habían puesto en los ministros de la Iglesia”, dijo.

Pero también hizo referencia al dolor que ha provocado esta situación en sacerdotes que han visto su credibilidad y reputación caer, especialmente en Chile, luego de las denuncias.

“(Entiendo el) dolor también por ustedes que además del desgaste por la entrega, han sufrido el daño que genera el cuestionamiento (…) Sé que a veces han sufrido insultos en el metro, que ir vestido de cura se está pagando caro”, señaló.

Luego el líder de la Iglesia Católica hizo un llamado a la humildad.

“No estamos aquí porque seamos mejores que otros, no somos superhérues que desde la altura bajan a encontrase con los mortales, somos enviados con la conciencia de ser hombres y mujeres perdonados”, dijo.

Por último habló de las llagas de la Iglesia y cómo estas deben verse de forma positiva porque acerca a las personas a la institución.

“Estamos invitados a no disimular o esconder nuestras llagas. Una Iglesia con llagas es capaz de comprender las llagas del mundo de hoy y hacerlas suyas, sufrirlas, acompañarlas y buscar sanarlas”, concluyó.

Comentarios