*

Papa Francisco en Temuco: “No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, ya que genera violencia”

En su discurso, el Sumo Pontífice reconoció que la Región de La Araucanía y sus alrededores sufren “una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”, en relación a la lucha del pueblo Mapuche.

Suscríbete a este programa
Por: - 17 enero, 2018 - Comentarios

“Doy gracias a Dios por permitirme visitar esta linda parte de nuestro continente, la Araucanía: Tierra bendecida por el Creador con la fertilidad de inmensos campos verdes, con bosques cuajados de imponentes araucarias”. Asi comenzó el discurso del Papa Francisco en la misa que realizó en el aeródromo de Maquehue, Temuco, siguiendo con una cita al quinto elogio de Violeta Parra.

El Sumo Pontífice hizo un llamado a la unidad enfatizando en que “es imprescindible defender que una cultura del reconocimiento mutuo no puede construirse en base a la violencia y destrucción que termina cobrándose vidas humanas.  No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, porque esto lo único que despierta es mayor violencia y división”. 

El Papa reconoció que la Región de Arauco y al rededores “tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”, en relación a la lucha del pueblo Mapuche.

“En este contexto de acción de gracias por esta tierra y por su gente, pero también de pena y dolor, celebramos la Eucaristía. Y lo hacemos en este Aeródromo de Maquehue, en el cual tuvieron lugar graves violaciones de derechos humanos. Esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron”, señaló Bergolio instando a no permitir “que nos gane el enfrentamiento ni la división”.

Su Santidad llamó a no confundir “unidad” con “uniformidad”, que no se trata de que seamos todos iguales, si no que “la unidad pedida y ofrecida por Jesús reconoce lo que cada pueblo, cada cultura está invitada a aportar en esta bendita tierra. La unidad es una diversidad reconciliada porque no tolera que en su nombre se legitimen las injusticias personales o comunitarias.

Para concluir, El Santo Padre puntualizó: Hermanos, por los hijos de esta tierra, por los hijos de sus hijos digamos con Jesús al Padre: que también nosotros seamos uno; haznos artesanos de unidad.

 

 

Revisa las imágenes que dejó La Misa por “El progreso de los pueblos” 

Comentarios