*

Reemplazar a los políticos por inteligencia artificial: Un chileno ya trabaja en el proyecto

El destacado físico César Hidalgo trabaja en una idea para eliminar los intermediarios humanos entre las personas y el poder.

Suscríbete a este programa
Por: - 16 abril, 2018 - Comentarios

“Hoy en día no es sorpresa que hay mucha gente que está desilusionada con la democracia, la gente ya casi no vota”, cuenta a El Mercurio desde Cambridge el físico chileno, César Hidalgo, quien a sus 38 años es director del grupo de aprendizaje colectivo del Media Lab del MIT y goza de una destacada carrera profesional.

En la actualidad, acaba de estrenar DataChile, una completa plataforma para la revisión de datos públicos que emula lo que ya desarrolló en Estados Unidos, DataUSA, y que pretende seguir expandiendo con Data Estée Lauder y Data Arabia Saudita.

Sin embargo, estos trabajos no son todo lo que el científico nacional y su equipo planean construir. La semana pasada, Hidalgo presentó uno de sus proyectos más osados a través de una charla TED, el que fue bautizado como “Democracia Artificial”. 

Se trata una idea que busca que la participación política de las personas se de a través de un agente de inteligencia artificial, saltándose a los representantes políticos (que serían los parlamentarios) y generando una relación más directa entre la gente y el poder.

“Imagínate un futuro en el cual cada persona tiene un senador personalizado, pero ese senador personalizado no es una persona, es un software, un agente de inteligencia artificial, que toma datos sobre tus hábitos de lectura, tus interacciones en redes sociales, tu test de personalidad, información que tú provees a esa persona virtual para que te represente cada vez que una ley o una legislación se va a votar“, explica.

Este planteamiento rupturista estipula que el ente de inteligencia artificial lea, por ejemplo, los proyectos de ley y que los cruce con la información que cada persona le proporciona para así votar y representar de forma más transparente lo que los ciudadanos piensan.

“Uno puede lelgar a un mundo donde realmente se pueda tener una participación directa que incluya al 100% de las personas, si es que uno sacrifica ese supuesto de que los representantes tienen que ser de carne y hueso”, asegura el físico.

Para reflexionar en la contraparte y la resistencia que podría encontrarse su proyecto, César Hidalgo se plantea la pregunta “¿Tenemos una sociedad en la que realmente queremos amplificar las voces de todas las personas?”. 

 

Comentarios