*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Terapia Chilensis
24 Septiembre
Nada Personal
24 Septiembre
Aire Fresco
24 Septiembre
Visionarios
24 Septiembre

Las claves para entender la crisis migratoria greco-turca

Hace una semana 36 militares turcos fallecieron en Siria, situación que causó una nueva crisis migratoria en Grecia.

Por:

5 Marzo, 2020

Suscríbete a este programa

El pasado 28 de febrero 36 soldados turcos murieron en un bombardeo del ejército sirio en la ciudad de Idlib. Horas después del acontecimiento, miles de migrantes sirios que querían ingresar a la Unión Europea llegaron a la ciudad de Edirne, Turquía, ubicada en la frontera con Grecia. Además este jueves 5 de marzo, otros dos solados fallecieron en territorio Sirio.

Hay aproximadamente cuatro millones de refugiados en el territorio turco, los cuales quieren llegar a Europa cruzando el territorio griego. Esto causó que miles de refugiados de Medio Oriente y África, sean víctimas del desacuerdo de la UE, el expansionismo de Irán y Turquía y también la agresividad de Rusia.

Este conflicto inició el 2012 entre el estado turco y el sirio a raíz de la posición que tomó Turquía en la Guerra Civil Siria. A continuación te presentamos 5 claves para entender este conflicto. 

Puertas abiertas

El presidente de Turquía, el islamista conservador, Recep Tayyip Erdogan, anunció que iba a comenzar a permitir que miles de sirios refugiados en Turquía, hace años atrás y migrantes de otros países, comiencen a cruzar la frontera con la Unión Europea.

Ante esto, el mandatario manifestó que ha reclamado en varias ocasiones el apoyo a la UE y que estos no han cumplido el acuerdo de marzo de 2016, en el cual Turquía aceptaba controlar el flujo de refugiados a cambio de 6.000 millones de euros para apoyarlos.

“Ya había dicho antes que abriríamos la puerta si ellos no compartían la carga de los refugiados”, aseguró el presidente este 4 de marzo.

La gran cantidad de refugiados causó que las autoridades turcas decidieran cerrar su frontera con el país vecino, dejando a cientos de personas atrapadas en Idlib y que ha causado uno de los desplazamientos más grandes de refugiados desde el inicio de la guerra civil en Siria el 2011.

Erdogan está consciente que su país no puede acoger a más migrantes, por más que la integración de los sirios haya sido positiva en un principio, en número de refugiados solo ha ido en aumento el cual ha causado un deterioro en la economía.

El Erdogan que aseguraba de “compartir el pan como buenos musulmanes”, se queja y le recuerda a la UE de los 40.000 millones de euros que se han gastado en mantener a los “hermanos” sirios.

El acuerdo migratorio 

Cientos de miles de refugiados cruzaron los Balcanes hacia Europa hace cuatro años atrás con el objetivo de ingresar a los países más ricos del continente. Este flujo de migrantes se detuvo tras un acuerdo migratorio de la UE con Turquía. Países como Austria y Hungría habían cerrado sus fronteras, lo que causó un “efecto dominó” en la región.

En solo un mes, Alemania acogió a un millón de refugiados e impulsaron el acuerdo que prometía a Turquía el pago de 6.000 millones de euros en cuatro años. Ante esto Ankara asegura que no ha recibido nada de lo prometido, por su parte, la UE argumenta que esa plata no era para uso público, sino para proyectos para ayudar a los migrantes y también a organizaciones civiles.

La pasividad de Europa

Desde el 2015 los países de la UE han tenido dificultades para consensuar una política de asilo, con posturas opuestas como Alemania que se encuentra a favor de acoger a los refugiados y Hungría o Austria, países que se oponen a dejar entrar a más personas.

Ambos discursos que se interponen y dejan a la espera a cientos de miles de refugiados que intentan ingresar a Europa.

El acuerdo junto a Turquía, permitió que las peticiones de asilo en la región disminuyeran desde 1,3 millones en 2015 a la mitad en 2018. Sin embargo, por más que reconozcan los esfuerzos y los “riesgos migratorios que enfrenta Turquía en su territorio”, rechazan el “uso de la presión migratoria (…) con fines políticos” y la llama a cumplir con las disposiciones del acuerdo de 2016.

Guerra en Siria

Han pasado nueve años desde que comenzó el conflicto en Siria con el presidente, Bachar Al Assad, masacrando a su propio pueblo. Es por eso que el gobierno turco ha justificado su intervención militar en dicho país.

Al Assad ha logrado resistir un conflicto que parecía que perdería y que, gracias al apoyo de sus aliados, Rusia e Irán, lograría terminar con gran parte de la resistencia democrática y extremista islámicas.

El diálogo con Rusia 

El mandatario turco ha tenido conflictos con Al Assad y con su homologo ruso, Vladimir Putin, con quien se reunió este jueves 5 de marzo para acordar un documento conjunto que pretende solucionar la situación en Siria.

“Tras los resultados de nuestras negociaciones, acordamos un documento conjunto (…) que presenta las decisiones que desarrollamos junto con el presidente de la República de Turquía, Sr. Erdogan, durante las consultas de más de seis horas mantenidas este 5 de marzo”, comentó Putin.

“Quiero agradecerles a todos los colegas turcos por este trabajo duro y complicado pero también constructivo que acabó, en mi opinión, con un resultado positivo”, aseguró el mandatario ruso, expresando su agradecimiento a Erdogan por visitar Moscú.

El líder turco anunció en la reunión declarar un alto al fuego en Idlib a partir de las 00.00 el 6 de marzo. “Hoy (5 de marzo) mostramos nuestra voluntad para lograr el arreglo… A las 00.00 horas del viernes (6 de marzo) se declarará un alto el fuego y se darán todos los pasos necesarios”, manifestó Erdogan.

Comentarios