*
EN VIVO

/

/

DUNA TV

Adiós a las teorías conspirativas: Científicos explican el origen del Covid-19

Covid-19

Entre las hipótesis está que el virus fue creado en un laboratorio chino y esparcido como arma biológica en contra de otras potencias.

Por:

8 Abril, 2020

Suscríbete a este programa

Más de 1,4 millones de casos y más de 85.000 muertos en todo el mundo ha dejado el coronavirus. En Chile, según el Minsal, han fallecido 48 personas por la enfermedad y hay 5.566 contagiados.

Debido al avance del Covid-19, se han dado a conocer una serie de teorías conspirativas que surgieron poco después de que se informaran los primeros casos en China.

Estas se centran en dos hipótesis: la primera, que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio chino y esparcido como arma biológica en contra de otras potencias.

Y la segunda, que ese mismo virus sintético había logrado escapar, como consecuencia de la negligencia de los investigadores chinos, y que empezó así a propagarse por el mundo.

Ante estas teorías, un grupo de científicos lograron establecer que el SARS-CoV-2 (el nombre del virus que causa el covid-19) no es una invención del ser humano, sino que es producto de la naturaleza.

“Pudimos determinar, a partir de decodificar el material genético del nuevo coronavirus, que no se trata de una creación de laboratorio, sino que es producto de la evolución natural”, aseguró a la BBC Mundo el el doctor Robert E. Garry, profesor de la Universidad de Tulane, EE.UU., y uno de los miembros del equipo de investigación.

El científico explicó que “pudimos establecer que, a partir de las características genéticas del SARS-CoV-2, es imposible que alguien pudiera haberlo creado en un laboratorio“.

Garry junto a su equipo aseguran que “si se tratara de una construcción de laboratorio, se tendría que haber utilizado un virus previamente conocido como plantilla. El virus más cercano al SARS-CoV-2 es un virus de murciélago que fue secuenciado después de que comenzó la pandemia”.

“Además, ese virus de murciélago es solo un 96% similar al SARS-CoV-2. No es posible completar esa distancia genética (4%) en un laboratorio”, añadió el científico.

En su ensayo publicado en la edición de marzo de la revista Nature Medicine, titulado “Una aproximación al origen del SARS-CoV-2“, sostuvieron que el nuevo virus tenía un origen totalmente natural.
“Comparamos todos los virus que podían servir como plantilla, incluidos estos que fueron hallados en el pangolín y los murciélagos, y los cálculos de la computadora señalan que no se hubiera podido crear en un laboratorio un virus que tuviera esta capacidad de infección”, explicó el investigador.

Comentarios