*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Terapia Chilensis
20 Septiembre
Nada Personal
20 Septiembre
Aire Fresco
20 Septiembre
Visionarios
20 Septiembre

¿Por qué los directores tocan más lento a Beethoven?

Habiéndose cumplido recientemente 250 años desde el natalicio de Ludwig van Beethoven, misterios aún rondan su trabajo, el que es reinterpretado por millones de músicos a lo largo del mundo.

Por:

18 Diciembre, 2020

Suscríbete a este programa

“Nuestro estudio revela que los directores tienden a tocar siempre más despacio que lo que Beethoven dejó indicado; incluso aquellos que se proponen como objetivo seguir sus indicaciones al pie de la letra. Los tempo que dejó indicados el compositor son, en general, demasiado rápidos, hasta el punto de que, colectivamente, los músicos tienden a ralentizarlos”.

Esa es la conclusión que presenta una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid y de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) de España, según explicó Iñaki Ucar, uno de los autores que científico de datos del Instituto de Big Data de esa institución.

Para la pesquisa se analizó el tempo y las variaciones de es éste en 169 horas de música, correspondientes a 36 sinfonías interpretadas por 36 directores diferentes. A través de la ciencia de datos (big data) se intentó saber una centenaria polémica que ha acompañado las anotaciones que Beethoven escribió.

 Según los datos publicados en la revista Plos One, todo podría deberse a una lectura incorrecta del metrónomo que el compositor utilizaba para medir el pulso de sus sinfonías.

Los expertos observaron que la mayoría de los directores omitieron las marcas de Beethoven por considerarlas muy rápidas (la corriente del Romanticismo), en cambio a partir de los años 80 (la corriente del Historicismo) sí las utilizaron, pero la crítica musical y el público percibió los conciertos como frenéticos e incluso desagradables.

Analizaron diversos escenarios que podrían haber afectado la lectura del instrumento, “finalmente, nos dimos cuenta de que la desviación coincide exactamente con el tamaño de la masilla del metrónomo, y encontramos una anotación (de “108 o 120”) en la primera página del manuscrito de su Novena Sinfonía, lo que indica que al menos una vez el compositor dudó de dónde se leía; y de repente todo encajó: Beethoven pudo anotar muchas de esas marcas leyendo el tempo en el lugar incorrecto”, concluyeron.

Comentarios