*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
20 Mayo
Visionarios
20 Mayo

Retail financiero con freno de mano

Las casas comerciales están exigiendo mayores ingresos comprobables a sus clientes que piden plata prestada. Se estima que en el primer trimestre del año las multitiendas rechazaron, en promedio, más del 20% de las solicitudes de nuevos créditos. El caso La Polar, la nueva Ley Dicom y la crisis internacional tienen en alerta a las empresas del sector. Por José Troncoso.

Por:

6 Junio, 2012

Suscríbete a este programa

Alberto González fue a solicitar un crédito a una multitienda en marzo pasado. Gana el sueldo mínimo. El ya tiene una tarjeta de una casa comercial, pero quería sumar un segundo plástico a su billetera. La respuesta fue negativa. La tienda por departamentos rechazó su solicitud. “Hoy exigen más de $350 mil de ingreso bruto y en mi familia no juntamos más de $200 mil”, explica. Esto, afirman en la industria, se podría profundizar en los próximos meses.

“Ya hay multitiendas que están exigiendo más de $400 mil de ingreso bruto para otorgar créditos”, dice un alto ejecutivo del sector.

¿El motivo? Las compañías se están anticipando a los efectos que puede tener en Chile la crisis internacional durante el segundo semestre de este año, explica el gerente general del Comité de Retail Financiero, Claudio Ortiz.

“Si bien es cierto que el país tiene bases sólidas para estar relativamente tranquilos, igual vamos a recibir efectos colaterales de la crisis y las compañías ya empezaron a actuar con modelos más restrictivos en materia crediticia”, afirma el ejecutivo.

Pero las empresas no sólo están tomando previsiones a la hora de entregar créditos. En el caso de Cencosud, la compañía liderada por Horst Paulmann incluyó una provisión adicional en el negocio financiero de $3.533 millones. “Siguiendo las mejores prácticas de la industria bancaria internacional y también nacional y en línea con la normativa de Basilea para anticiparse a cambios futuros en el entorno macroeconómico”, explicó la empresa al analizar sus resultados del primer trimestre del año.

MOROSIDAD
Y si los nubarrones de la crisis pueden afectar a la industria crediticia del retail, la morosidad detectada en los últimos meses viene a generar mayor incertidumbre. “Es efectivo que ha ido aumentando la morosidad (…). Donde se nota con mayor importancia es en las compañías más expuestas a los segmentos C3 y D”, detalla Ortiz.

La mayor morosidad se ha evidenciado en las cuotas con entre 30 y noventa días de atraso (ver tablas), lo que atribuyen en la industria al caso La Polar y la Ley Dicom.

Muchos clientes están evitando repactar su deudas, pues tras el caso La Polar quedó la idea de que al final se paga mucho más por un producto.  Esto llevó a que muchos consumidores paguen en máximo tres cuotas (según un ejecutivo de una compañía de tamaño medio), lo que hace que esta persona quede rápidamente atrapada por la máquina y deje de cumplir con su compromiso.

La morosidad se profundizó en el primer trimestre del año, que es cuando más se habría hecho sentir la Ley Dicom.

La iniciativa despachada por el Parlamento incluyó un llamado perdonazo que implicó la eliminación por única vez de los registros de morosidad de las personas con deudas por hasta $2,5 millones y publicadas al 31 de diciembre de 2011.

“Las personas creen que con esto se eliminó la deuda que tenían con una multitienda, pero ésta sigue vigente. En el país las deudas nunca se extinguen, pero con esta ley quedó la sensación entre los consumidores de que no hay que pagar nunca más”, dice un alto ejecutivo de la industria del retail, quien pide reserva de su nombre.

No obstante, el gerente general del Comité de Retail Financiero afirma que este factor será transitorio. “Eso es un tema coyuntural; no es un efecto permanente, puesto que las bases de datos se repoblan al cabo de seis a siete meses”, afirma.

TASA MÁXIMA
Para el directivo, más relevante para las empresas será la eventual rebaja en la tasa máxima convencional, que rige el mayor interés que se puede cobrar.

“Las empresas están tendiendo a pedir mayores requisitos: ingresos mensuales mínimos superiores; se está pidiendo mayor certificación de antecedentes para poder evaluar mejor el crédito y, de esa manera, lo que muchas empresas están haciendo es prevenir los posibles efectos que puede tener una rebaja en la tasa máxima convencional”, afirma Claudio Ortiz.

Con todos estos factores sobre la mesa, se estima que en el primer trimestre del año las multitiendas rechazaron, en promedio, más del 20% de las solicitudes de nuevos créditos.

CARTILLA DEL SERNAC
Rechazar la solicitud de un crédito no será fácil para las tiendas por departamento, pues el Sernac hará pública en los próximos días una cartilla en la cual se enumerarán las más de 10 causales por los cuales una tienda por departamentos podrá no entregar un crédito. Hoy, entre las compañías circula un borrador, pues el reglamento definitivo se encuentra aún en Contraloría.

El tema se torna aún más complejo considerando que el negocio crediticio ha sido muy importante para las tiendas por departamento.

A esto se suma que en los últimos meses la competencia se ha agudizado entre los actores de la industria del retail nacional, lo que ha llevado a que los márgenes estén más bajos debido a mayores ofertas y liquidaciones.

Los consumidores se ven beneficiados, pues pueden optar a mejores precios, pero las empresas han tenido que redoblar sus controles de gastos para enfrentar este nuevo escenario.

 

Vía Pulso.

Comentarios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST