*
EN VIVO

/

/

DUNA TV

La silenciosa activación del movimiento estudiantil en plena campaña presidencial

En un año marcado por los despliegues electorales, los universitarios y secundarios apuestan a posicionar nuevamente las demandas estudiantiles en la agenda con la realización de paros, tomas y marchas a nivel nacional.

Por:

27 Mayo, 2013

Suscríbete a este programa

Tras analizar y evaluar los avances realizados en materia educacional luego del arribo de la nueva ministra Carolina Schmidt a la cartera, y adelantando que el discurso del 21 de mayo del presidente Sebastián Piñera no se haría cargo de las demandas estudiantiles, el lunes pasado la Confech optó por convocar a todas las universidades a reactivar las marchas, paros y tomas a nivel nacional.

“Hacemos un llamado a nuestros compañeros a intensificar las movilizaciones y seguir convirtiendo al movimiento estudiantil en un actor protagónico”, asegura el comunicado de la Confech que fue distribuido entre todos los estudiantes del país.

La intención de salir a las calles y volver a poner las demandas estudiantiles como tema principal en la agenda política fue reafirmado un día después tras las palabras de Piñera el pasado 21 de mayo en materia educacional, al asegurar que “no nos parece justo, que con los recursos de todos los chilenos, que siempre son escasos frente a las múltiples necesidades de la sociedad, financiemos la educación de los jóvenes más privilegiados”. Declaraciones que fueron consideradas como un nuevo portazo por los estudiantes secundarios y universitarios respecto a la gratuidad en educación.

Pese a que tal como en años anteriores la demanda central para movilizarse continúa siendo la gratuidad en la educación, hoy el petitorio responde esencialmente a políticas promovidas por el Mineduc. Una de ellos es la denominada requintilización de los beneficios, que de acuerdo a lo planteado por los estudiantes, sería una revisión del estado socioeconómico de cada beneficiario para ratificar o rechazar la entrega de becas y créditos, situación inédita en años anteriores y que podría afectar a más de 2.700 alumnos a nivel nacional.

En esta misma línea, la ratificación de la entrega de créditos como sistema de financiamiento en la educación superior también constituye una de las demandas centrales de los estudiantes, a lo que se suma la agenda legislativa del gobierno en el Congreso, que insiste en promover los proyectos de Acreditación, Superintendencia de Educación Superior y Financiamiento, los que son rechazados por el movimiento argumentando que no representan un avance concreto en materia educacional.

Lee en Pulso.

Comentarios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST