EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
19 Julio

El mapa de los países que apoyan y desaprueban la intervención militar en Siria

La Cumbre del G20 en San Petersburgo, Rusia, finalizó este viernes con los países divididos en sus posturas de apoyo y desaprobación a una intervención militar en Siria. “Nos quedamos cada uno con su propia opinión. Pero hay diálogo”, afirmó el presidente ruso, Vladimir Putin durante la rueda de prensa final de la cumbre en… View Article

Por:

5 Septiembre, 2013

La Cumbre del G20 en San Petersburgo, Rusia, finalizó este viernes con los países divididos en sus posturas de apoyo y desaprobación a una intervención militar en Siria.

“Nos quedamos cada uno con su propia opinión. Pero hay diálogo”, afirmó el presidente ruso, Vladimir Putin durante la rueda de prensa final de la cumbre en la antigua capital imperial rusa. El líder ruso ha querido dejar claro que su país ayudará a Damasco en caso de un ataque militar exterior. “¿Vamos a ayudar a Siria? Sí”, afirmó.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que “seguiré tratando estos días de convencer” a otros países, aunque reconoció que algunos de sus colegas quieren esperar el informa del Consejo de Seguridad de la ONU. Este martes el mandatario se dirigirá al pueblo estadounidense para hablar sobre la situación.

A favor

Francia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí, Australia, Albania, Dinamarca, Kosovo, Polonia, Rumanía y el primer ministro de Reino Unido, que no recibió el respaldo de su Parlamento para participar en un posible ataque, apoyan a Estados Unidos a dar una respuesta militar.

España y otros 10 países asistentes al G20, firmaron una declaración conjunta que reclama “una fuerte respuesta internacional” contra el régimen del presidente Bashar al Assad, tras el ataque químico del pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco.

Los líderes y representantes de Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, la República de Corea, Arabia Saudí, Turquía, Reino Unido y EEUU suscriben también ese documento, difundido este viernes por la web de la Casa Blanca.

Desde que la Casa Blanca reconoció que contaba con pruebas suficientes para demostrar que el gobierno de Bashar Al Assad utilizó armas químicas contra civiles, el presidente francés François Hollande, se ha mostrado a favor de una intervención militar “proporcionada y firme” para poner fin al régimen sirio.

Varios países miembros del G20 como CANADÁ, FRANCIA REINO UNIDO, y AUSTRALIA se han mostrado a favor de intervenir en Siria. Otros miembros de la Unión Europea como SUECIA, FINLANDIA, GRECIA y CHIPRE, también. A ellos se une NORUEGA, país externo a la UE.

En contra

Rusia, China, India, Indonesia, Argentina, Brasil, Sudáfrica e Italia; forman el grupo de países contrario a desplegar una intervención militar en Siria. Entre ellos, hay algunos como Rusia que han declarado que apoyarán al régimen del país árabe de haber una invasión externa, mientras otros, como Brasil, llaman a encontrar una solución pacífica y a través del diálogo para el conflicto.

Hasta el momento, los mayores opositores a la intervención militar en Siria, son RUSIA y CHINA. El mandatario ruso, Vladimir Putin ha dicho que un ataque en el país árabe sería una “tontería inmunda” pero en sus últimas declaraciones ha dicho que estaría dispuesto a cambiar de opinión si recibe pruebas fehacientes de que el ataque químico fue organizado por el gobierno de Bashar Al Assad.

En Alemania, el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle ha declarado que su país no se alineará a una acción militar. “Instamos a que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas encuentre una solución conjunta”, ha dicho Westerwelle.

En Latinoamérica han destacado las declaraciones de Dilma Rouseff, ya que la presidenta de BRASIL ha dicho que “en el caso sirio no hay solución militar posible para la crisis. Tiene que haber solución política y apoyamos fuertemente la realización de una segunda reunión en Ginebra para buscar por el diálogo, por la negociación, una solución al conflicto“.

En tanto, el presidente de JAPÓN, Fumio Kishida, habló de buscar “una solución pacífica para el asunto”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST