EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
12 Julio

Migrantes y policía húngara se enfrentan en nuevo cerco instalado en la frontera del país europeo

“El alambre de espino en la Europa del siglo XXI no es una respuesta, es una amenaza”, afirmó Zoran Milanovic.

Por:

16 Septiembre, 2015

La policía húngara utilizó gases lacrimógenos en Röszke, en la frontera con Serbia, después de que migrantes les arrojaran piedras y botellas desde el otro lado de la alambrada que separa a ambos países, constataron periodistas de AFP.

“La puerta se ha sustituido por varias filas de policías. La policía protege las fronteras de Hungría y de la UE respetando las leyes y el principio de proporcionalidad”, publicó la policía húngara en un comunicado.

De los 500 migrantes se encontraban en ese lugar a media tarde, 300 participaron en los altercados, gritando “Freedom, freedom!” (êLibertad, libertad!) y apuntando a los policías húngaros con objetos.

Se trata del primer incidente de este tipo constatado desde que Budapest cerrara completamente la frontera con Serbia para evitar la entrada de refugiados, el lunes por la noche.

Hora antes, el primer ministro croata, Zoran Milanovic, criticó la decisión de Hungría de cerrar sus fronteras para el paso de los migrantes y afirmó que Croacia acogerá y dejará pasar a los refugiados.

“Estamos preparados para aceptar y dirigir a esas personas. Podrán pasar a través de Croacia y trabajamos con intensidad para conseguirlo”, indicó el primer ministro.

“Estamos preparados para aceptar a esta gente, sea cual sea su religión o su color de piel, y llevarlos hasta el lugar donde quieran ir, Alemania o Escandinavia”, añadió.

Cerca de 150 personas han cruzado ya por Croacia para evitar la frontera cerrada húngara, señaló Milanovic.

“El alambre de espino en la Europa del siglo XXI no es una respuesta, es una amenaza”, afirmó Milanovic en alusión a la cerca levantada por Hungría.

FOTO: La Tercera

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST