*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Duna Jazz
4 Diciembre
Terapia Chilensis
3 Diciembre
Nada Personal
3 Diciembre

Cómo James Comey cavó su propia tumba enemistándose con ambos partidos en Estados Unidos

FOTO: El País

Donald Trump destituyó de su cargo al director del FBI bajo el argumento de que archivó irregularmente el caso de los correos de Clinton.

Por:

10 Mayo, 2017

Cargando ..
Suscríbete a este programa

El director del FBI, James Comey, fue tan protagonista de las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos como lo fueron los candidatos.

Comey se enredó en la contienda electoral mediante la investigación a la candidata demócrata, Hillary Clinton, revelando el contenido de su correo electrónico, caso que podría haberle costado su llegada a la Casa Blanca y que en su momento fue catalogado como “peor que el Watergate”.

Luego, tomó la decisión de exculpar a Clinton en una conferencia que dio a la prensa el 9 de julio, donde incluso se refirió a la candidata como “extremadamente cuidadosa”, con lo que hizo temblar al equipo republicano y al mismo Donald Trump por sus oportunidades de arrebatarle la Casa Blanca a los demócratas.

Fue entonces cuando Comey habría cavado su propia tumba, convirtiéndose en el enemigo público número uno. Por una parte, republicanos lo acusaron de darle un trato preferencial a Clinton como un apoyo a una campaña que ya vivía un inminente ocaso. Por otro, demócratas no podían olvidar los largos meses en los que Comey aseguraba que el escándalo de los correos electrónicos descalificaban a Clinton de la presidencia.

No contento con esto, a tan sólo 11 días de la elección, Comey envió una carta al Congreso anunciando el hallazgo de nuevos correos electrónicos que manchaban la candidatura de la demócrata. Sin embargo, días después se retractó (nuevamente) y aseguró que lo encontrado no había sido más que duplicados de aquellos emails que ya se habían publicado.

Poco después, Trump se refirió a Comey como el héroe de la contienda.

Ya todos conocemos cómo fue el desenlace de esta historia. Sin embargo, hay una historia que todavía está en desarrollo, y que este miércoles cobró un nuevo climax cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó la determinación de destituir al director del FBI “pues cree que no es la persona indicada para el cargo”.

Es importante no saltarnos uno de los capítulos más claves de la historia: cuando Comey decidió investigar una eventual interferencia rusa en las pasadas elecciones.

Fue a pocas horas después de que el director del FBI reconociera errores graves en su declaración ante el Comité Judicial del Senado sobre el caso de los correos privados de Hillary Clinton, la Casa Blanca aprovechó y anunció su destitución fulminante. Fue la portavoz oficial del gobierno, Sarah Sanders, quien señaló en una entrevista a Fox que era hora de dejar atrás la investigación del escándalo ruso.

Inmediatamente los demócratas denunciaron la maniobra y exigieron el nombramiento de un investigador independiente para blindar las pesquisas del FBI sobre la supuesta relación entre el Kremlin y el entorno de Trump en la campaña.

Comey fue nombrado hace tres años por Barack Obama y su mandato expiraba en 2023, por lo que para justificar su despido, Trump se apoyó en la supuesta improcedencia del cierre en julio pasado del caso de los emails, medida que Trump nunca perdonó.

Mediante una misiva de tono informal, el presidente de Estados Unidos le pidió la renuncia al cargo en el FBI:

La traducción en español:

“Querido director Comey,

He recibido las cartas adjuntas del secretario de Justicia y del subsecretario de Justicia de Estados Unidos recomendando su despido como director de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés). He aceptado su recomendación y por la presente usted termina y es retirado del cargo, con efecto inmediato.

Aunque aprecio enormemente que usted me haya informado en tres ocasiones diferentes que no estoy bajo ninguna investigación, coincido con el juicio del Departamento de Justicia de que no estás en capacidad de liderar efectivamente la Oficina.

Es esencial que para el FBI encontremos un nuevo liderazgo que restaure la confianza y seguridad pública en su misión vital de aplicar la ley. Le deseo la mejor de las suertes en sus esfuerzos futuros.

Donald J. Trump”.

FOTO: El País

Comentarios