EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
18 Junio
Visionarios
18 Junio

En 2014 se perdieron US$ 108 millones producto de la obesidad y el sobrepeso

Hipertensión y diabetes son las enfermedades asociadas más comunes a esta condición. Si bien los hábitos alimenticios personales son un gran responsable, el ambiente laboral es clave para prevenir y mejorar esta enfermedad.

Por:

3 Julio, 2017

Suscríbete a este programa

Según un estudio de la Cepal, en Chile 4,5 millones de personas entre los 20 y los 64 años tiene sobrepeso y 2,9 millones padecen obesidad.

Ellos representan el 69% de los 10,8 millones de individuos en el país en ese rango de edad.

“Se estima que al año fallecen cerca de 6.500 hombres y mujeres en plena capacidad laboral por causas asociadas a la obesidad”, señaló a El Mercurio Andrés Fernández, oficial de Asuntos Sociales de la división de Desarrollo Social de la Cepal.

Esa mortalidad prematura tuvo un costo de producción de US$ 75 millones en 2014.

Al mismo tiempo hay una alta pérdida producto del ausentismo: “Hay una pérdida de productividad debido al ausentismo laboral. Esto se explica por los requerimientos de atención de salud de las enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad, en especial la hipertensión y la diabetes”, explica Fernández.

El estudio de la Cepal indicó que en 2014 el ausentismo laboral generó costos en la productividad por US$ 33 millones. Si se suma a las muertes provocadas por esta condición tenemos un total de US $103 millones en pérdidas en un año.

El organismo reveló que cada año se pierden 1,5 millones de días de trabajo: es decir, al menos 100 mil personas faltaron 15 días en ese periodo de tiempo por causas directamente relacionadas con la obesidad y el sobrepeso.

Responsabilidad de las empresas

Para Paulina Hernández, nutricionista y jefa del programa “Vivir Bien” de Sodexo, gran responsabilidad es de los hábitos alimenticios individuales. Sin embargo, afirma que un factor tremendamente importante son las condiciones laborales.

“Hay mucha influencia de los determinantes sociales de la salud; es decir, los ambientes que hacen a la gente más propensa a engordar. Cuando una persona trabaja, por ejemplo, muchas veces está estresada y sin tiempo para almorzar. Tampoco puede hacer mucho ejercicio por los largos trayectos diarios que debe hacer”.

Según Hernández  para que una persona sea capaz de cambiar su estilo de vida necesita la ayuda de su entorno.

“Es muy difícil que alguien cambie de hábitos por sí solo; sin embargo, cuando están sus compañeros y superiores ayudando, todos en la misma sintonía, se hace más fácil el proceso”.

Según consignó El Mercurio, cada vez más empresas toman conciencia de esta situación. Cada mes, entre 15 y 20 compañías solicitan información a la Asociación Chilena de Seguridad (AChS) sobre su programa de asesoría para mejorar las indicaciones de salud en el trabajo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST