*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Terapia Chilensis
26 Noviembre
Nada Personal
26 Noviembre
Aire Fresco
26 Noviembre

1 de cada 5 matrimonios se disuelve después de cumplir 20 años

El riesgo de disolución del vínculo en ese periodo es de 20% para las parejas chilenas. Los quiebres más comunes se dan en las generaciones más jóvenes, en quienes tienen hijos de una unión previa y en personas que provienen de sectores más acomodados.

Por:

11 Diciembre, 2017

Suscríbete a este programa

Según el estudio “Hacia la medición del riesgo de disolución del matrimonio en Chile”, que será publicado próximamente en la revista de Estudios Demográficos y Urbanos, 1 de cada 5 uniones se disuelve luego de 20 años juntos.

La investigación que consideró sólo las uniones legales, también abordó otros periodos de duración y término.

Por ejemplo, a los cinco años de casados las probabilidades de seguir juntos alcanza el 91%, mientras que a los 15 años las probabilidades bajan al 81,9%.

Según la autora del estudio e investigadora del Instituto de Sociología de la Universidad Católica, Viviana Salinas, los quiebres más comunes se dan en las generaciones más jóvenes, en quienes tienen hijos de una relación previa y en personas que provienen de sectores más acomodados.

Por el contrario, los católicos y evangélicos aparecen con menores riesgos de disolución.

Para la investigadora es importante indagar en este tipo de estadísticas porque las disoluciones tienen un impacto tanto en los adultos como en los niños y por lo tanto es necesario cuantificarlas.

“En el fondo hay consecuencias en términos económicos, de bienestar emocional, de salud mental”, dice.

El estudio de Salinas también enumera una serie de cambios que se han profundizado en el país en los últimos 25 años. Entre ellos la disminución de la tasa de nupcialidad, el aumento de la convivencia, la prolongación de la soltería, el aumento de los segundos matrimonios y el divorcio.

Si nos comparamos con Estados Unidos, las cifras indican que en nuestro país los quiebres son mucho menores. Mientras el 20% de los matrimonios pasadas las dos décadas fracasa en Chile, en Norteamérica la cifra asciende a 48%.

Según explicó a La Tercera, María Elisa Molina, directora de la Unidad de Investigación en Terapia de Pareja de la Facultad de Psicología de la U. del Desarrollo, el motivo detrás de los números es que en Chile la “institución” del matrimonio tiene un valor distinto que en Estados Unidos.

“Eso tiene que ver con el peso que tiene la institución ‘matrimonio’ en Chile y el valor que tiene la familia, lo que es distinto de Estados Unidos. Eso puede ser un aspecto de nuestra idiosincrasia que constituya un valor. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el solo hecho de que un matrimonio permanezca unido por años, no necesariamente es un signo de bienestar o salud mental personal, de pareja o de familia”, precisa la experta quien no participó en el estudio.

Sobre las generaciones más jóvenes, Salinas explica que los matrimonios que se ubican entre los 25 y los 34 años, duran en promedio seis años.

A este fenómeno se suma que existe un descenso entre quienes quieren contraer el vínculo en este segmento.

Según la última encuesta Casen, en 1990 los casados entre los 15 y los 29 años representaban el 27,4% de las uniones. En 2015 la cifra se redujo a un 4,9%.

Para Alejandra Ramm, profesora adjunta de la U. de Valparaíso e investigadora asociada de la U. Diego Portales, la baja sustantiva desde la década de los 90 se explica porque “hoy  la mayoría de las parejas jóvenes no se casa, sino que convive. Y de esos, muchos no transitarán al matrimonio, ya sea porque se termine la relación o pasen al Acuerdo de Unión Civil”.

“Aunque el matrimonio ha perdido centralidad como ‘la’ forma de unión aceptada, eso no significa que haya perdido relevancia. Lo que pasa es que las generaciones más jóvenes buscan un tipo de matrimonio más igualitario que las generaciones anteriores: basado en el amor romántico, en la igualdad de género, en el compañerismo, en que los dos realicen tanto sus proyectos personales como profesionales. Esto en contraste con el modelo convencional de matrimonio de ‘hombre proveedor’ y ‘mujer madre y dueña de casa’”, plantea Ramm.

INFOGRAFÍA

Comentarios