*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Nada Personal
15 Julio
Aire Fresco
15 Julio

No es solo timidez: Lo que hay que entender sobre la ansiedad social

No es solo timidez: Lo que hay que entender sobre la ansiedad social

Es común sentirse tímido al hablar con alguien desconocido o al presentarse ante mucha gente. Pero las personas con trastorno de ansiedad social se paralizan y se agotan con esa sensación.

Por:

3 Mayo, 2018

Suscríbete a este programa

Según la Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos, la ansiedad social está relacionada con sentir “un miedo intenso a ser juzgado, valorado negativamente o rechazado en una situación social”. Las personas afectadas por esta enfermedad pueden sentirse paralizadas y agotadas ante este tipo de sensaciones. Y en muchos casos no son tratadas por un profesional.

En el país norteamericano, explican desde la misma asociación, alrededor de un tercio de los pacientes con este trastorno tarda al menos una década en acudir a un profesional. 

Este problema se torna más preocupante cuando consideramos que la ansiedad social, y los trastornos de ansiedad en general, están entre los padecimientos mentales más comunes entre la población mundial.

“La ansiedad es un problema muy común en el estado de salud. De hecho tiene el lugar número 3 en el ranking mundial, después del consumo de drogas y alcohol y depresión”, señalaba el experto en terapias cognitivo-conductuales, Stefan Hofmann, en un congreso organizado por la U. de Chile en el 2015.

Uno de los factores que afecta a que las personas no se traten es la normalización de los síntomas. Se tiende a pensar que los sentimientos desaparecerán con el tiempo. Y aunque en algunos casos sucede, hay tratamientos más efectivos para superarlo.

Para combatir el desconocimiento sobre la ansiedad social, el medio estadounidense The Huffington Post le pidió a dos expertos que explicaran nociones sobre este trastorno que la mayoría de las personas desconoce.

La timidez no es lo mismo que la ansiedad social

Victor Schwartz, profesor de psiquiatría en la Universidad de Medicina de Nueva York, explica que la timidez es un rasgo de la personalidad, mientras que la ansiedad social es más profunda y limita la capacidad de la persona de llevar una vida normal. 

“Cuando la timidez extrema interfiere en la vida diaria e impide que alguien avance, hay un problema”. Por otro lado, “si no afecta a la vida diaria, es probable que no se trate de ansiedad social”, dice Schwartz.

“Las personas que sufren ansiedad social dejan de acudir a eventos sociales, evitan pasar tiempo en grupos grandes o no se atreven a ir a la compra. No salen de casa ni son capaces de encontrar un trabajo porque tienen pensamientos y creencias distorsionadas sobre la realidad”, añade el terapeuta Kevin Caridad.

 

La ansiedad social es una enfermedad mental

La ansiedad social está considerada como un trastorno mental. Según Victor Schwartz, comparte características con el trastorno de ansiedad generalizada. 

“Las manifestaciones físicas de la ansiedad social incluyen la sensación de palpitaciones, sudor, falta de aire y mareos. A algunas personas les cuesta mucho identificar y reconocerlo”, especifica.

Kevin Caridad añade que la intensidad de los síntomas y sus consecuencias varían dependiendo de la persona. Hay quienes son capaces de llevar una vida normal, mientras hay otros que necesitan apoyo para tener una mejor calidad de vida.

 

Existe tratamiento para la ansiedad social

Kevin Caridad es optimista respecto a los tratamientos para superar la ansiedad social. “La única forma real de mejorar es pedir ayuda. Existe la terapia cognitiva, los psicólogos… Hoy en día también se emplea la tecnología y la terapia con vídeos para poder ayudar a los pacientes sin necesidad de que salgan de casa”.

En tanto, Schwartz revela que hay personas que pueden sobreponerse a la ansiedad social por sí mismos, pero lo más recomendable es que si identifica los síntomas se acerque a un profesional.

“Lo ideal sería acudir a un experto en trastornos de ansiedad. El mejor indicador de que se ha encontrado a alguien adecuado es sentirse cómodo con esa persona“, explica.

Ambos profesionales coinciden en que la terapia tarda en provocar efectos, pero que significa solo el primer paso. La clave es informarse y encontrar a alguien de confianza para pedir ayuda.

 

El ambicioso proyecto inglés contra la depresión y la ansiedad

En Dos Minutos: Los motivos por los que los niños necesitan jugar al aire libre

Comentarios