*

Baile, euforia y renovación en el regreso de Franz Ferdinand a Chile

La banda escocesa hizo bailar al son de nuevos ritmos a los fanáticos que colmaron el Teatro Caupolicán, en un show que terminó con Alex Kapranos lanzándose sobre el público.

Suscríbete a este programa
Por: - 10 octubre, 2018 - Comentarios

Una noche redonda en el Teatro Caupolicán de Santiago tuvieron los escoceses Franz Ferdinand.

El público chileno vibró y bailó al ritmo de la renovada apuesta del quinteto liderado por Alex Kapranos, que brilló con la incorporación de sintetizadores y ritmos vanguardistas en las canciones de su nuevo disco Always Ascending (2018), cercanos al indie pop, pero que, al menos en vivo, conservan la esencia rockera de la banda.

Fotografía de Rodrigo Abarzúa – Parlante.

El espectáculo exhibió las novedades de entrada. Con “Glimpse of love” y “Lazy boy” los músicos avisaron que lo que se venía tendría un sabor distinto a la presentación en el Movistar Arena del 2014. Lo que se reafirmó con las pegajosas melodías de canciones como “Feel the Love Go” o “Always Ascending”.

Y, claro, este nuevo trabajo, a poco más de cuatro años de Right Thoughts, Right Words, Right Action (2013), y a 14 de su aplaudido debut con Franz Ferdinand (2004), es el primer álbum sin el guitarrista Nick McCarthy, quien con su salida abrió la puerta para la llegada de Dino Bardot (guitarra) y Julian Corrie (teclados, guitarra y coros), y así también a un nuevo sonido, más “enfiestado”, con patrones rítmicos que mantuvieron bailando a los fanáticos buena parte de la hora y media que duró el show.

Fotografía de Carlos Müller

Un show visualmente simple y sonoramente destacable, que permitió evidenciar, además de la cercanía y la corporalidad del vocalista, el talento de Julian Corrie, más conocido como Miaoux Miaoux, productor, multi instrumentista y compositor de 33 años, que se lució con llamativas secuencias en los teclados, tocando la guitarra y cantando.

Fotografía de Rodrigo Abarzúa – Parlante.

Así como lo nuevo sorprendió, las impecables ejecuciones de clásicos como “Do You Want To”, “The Dark Of The Matinée”, “Take Me Out”, “Walk Away” o “Michael” matizaron un setlist de 20 canciones (dos más que en Argentina) y provocaron la euforia de los asistentes.

Una euforia que sobrepasó a Kapranos, quien en el cierre del concierto se lanzó con guitarra y todo desde el escenario hasta las manos alzadas de su fanaticada.

Fotografía de Carlos Müller

Escucha el setlist de Franz Ferdinand en Santiago

Comentarios