*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Terapia Chilensis
22 Septiembre
Nada Personal
22 Septiembre
Aire Fresco
22 Septiembre
Visionarios
22 Septiembre

El avance del impeachment contra Trump: ¿Qué es lo que se viene?

Donald Trump FOTO: NZ Herald.

El Senado rechazó el alegato de inconstitucionalidad del ex presidente de Estados Unidos y aprueba seguir adelante con el juicio. La Cámara alta permite que prosiga la acusación por 56 a 44 votos.

Por:

10 Febrero, 2021

Suscríbete a este programa

Estados Unidos ha abierto este martes otro periodo excepcional en su historia al comenzar en el Senado el segundo juicio por el impeachment de Donald Trump. Un año después de que fuera absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, la Cámara Alta  deberá decidir, por mayoría cualificada de dos tercios, si condena al ya ex presidente por incitación de la insurrección.

Esto, luego del violento asalto al Capitolio el pasado 6 de enero. Se trata, según el líder de la mayoría demócrata, Chuck Schumer, de “la acusación más grave presentada nunca contra un presidente en la historia de EE.UU. ”.

Tras cuatro horas de debate, el Senado rechazó el argumento de la defensa de que el proceso es inconstitucional. Pero la votación, de 56 contra 44, en la que solo seis senadores del Partido Republicano han votado por proceder, anticipa lo difícil que será para los demócratas conseguir, al final del juicio, los 17 votos republicanos que les darían la mayoría cualificada para condenar a Trump.

¿De qué se acusa a Trump?

Formalmente, Trump está siendo enjuiciado por incitación a la insurrección.

La acusación aprobada por la Cámara de Representantes argumenta que el ex mandatario repitió falsamente que los resultados de las elecciones presidenciales fueron fraudulentos y que no deberían ser aceptados por el pueblo estadounidense ni certificados por las autoridades estatales o federales.

También considera que el ex jefe de Estado incitó el ataque de la turba sobre el Congreso y que, con ello, puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno, amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con el traspaso pacífico del poder y puso en peligro a una rama de gobierno equivalente.

¿Por qué es un proceso histórico?

Este juicio político se inició con una decisión inédita cuando el pasado 13 de enero convirtió a Trump en el único presidente en la historia de Estados Unidos en ser objeto de dos procesos de destitución durante su mandato.

Además, es la primera vez que un presidente es sometido a un procedimiento de este tipo después de haber abandonado la Casa Blanca.

¿Quiénes son los protagonistas?

El juicio político contra Trump se realiza ante la Cámara Alta del Congreso.

Los 100 senadores que la integran harán el papel de jurado y deberán decidir si condenan o no al ex mandatario.

Debido a que Trump ya no ocupa la Casa Blanca, el que encabeza las sesiones será el presidente de la Cámara Alta, Patrick Leahy.

La acusación la dirigen nueve congresistas que la Cámara de Representantes designó para presentar los argumentos en contra del ex mandatario.

Todos son abogados y muchos de ellos tienen experiencia como litigantes. Los encabeza el congresista demócrata Jamie Raskin.

La defensa de Trump está a cargo de dos abogados conocidos por recientes casos controvertidos: Bruce Castor y David Schoen.

¿Qué debe ocurrir para que se produzca una condena?

Para lograr una condena en contra de Trump hace falta el voto favorable de dos tercios de los senadores. Esto quiere decir que 67 de los 100 senadores deben respaldar esta decisión.

En la actualidad, la Cámara Alta está dividida en dos bloques iguales de 50 senadores por cada partido, lo que exigiría que 17 miembros de la bancada republicana votaran junto a todos los demócratas en contra de Trump.

Aunque no es imposible, esa suma luce improbable en la actual coyuntura política.

En el caso de que Trump resulte condenado, el Senado podría acordar hacer una segunda votación para prohibirle ocupar cargos públicos en el futuro, algo que pondría fin a sus opciones de volver a competir por la presidencia en 2024 como esperan algunos de sus partidarios.

Sin embargo, hay que recordar que se trata de una posibilidad remota pues aunque muchos congresistas republicanos condenaron el asalto al Congreso de los seguidores de Trump, el ex mandatario sigue siendo una figura muy influyente entre las bases conservadoras y muchos temen que su condena pueda propiciar una división de las filas del partido.

Comentarios