*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
20 Mayo
Visionarios
20 Mayo

Hacinamiento, falta de alimentos y poca higiene: Las malas condiciones de las cárceles chilenas

07 de Octubre 2015/CONCEPCIÓN Las cuatro asociaciones de Gendarmes que adhirieron al paro de actividades en Concepción, advirtieron la posible toma de la carcel el Manzano y del penal Biobío lo que impedirá la salida de presos a sus audiencias en los distintos Tribunales de la zona. Esta medida fue comunicada por los dirigentes de las agrupaciones movilizadas al presidente de la Corte de Apelaciones Penquista. FOTO: MARIBEL FORNEROD/ AGENCIAUNO

El texto realizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), advirtió de la compleja situación que viven los reos en la centros penitenciarios.

Por:

20 Enero, 2022

Suscríbete a este programa

El quinto estudio realizado sobre Condiciones Carcelarias en Chile, en este caso sobre el periodo 2019 reveló las complicadas situaciones alimentarias y sanitarias que enfrentan las personas privadas de libertad en las cárceles del país.

El texto realizado por el  Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), advirtió que en varias cárceles el tiempo entre la última comida y la primera del día siguiente que reciben las personas privadas de libertad superan las 16 horas, incluso llegando a 20 horas como en el penal de Valparaíso.

Otros casos como Punta Peuco, Yungay y Lautaro este tiempo no supera las 14 horas, que es lo considerado óptimo, pero no es una situación -indicaron- que se dé en la mayoría de los recintos.

“La calidad de la comida que recibe en su módulo es mala debido a que le ha llegado comida con pelos, plumas y fecas. Además, la comida llega fría y falta higiene en los alimentos”, se detalló en un testimonio dado en el Centro de Detención Preventiva Santiago 1″, informa el texto.

Otra de las dificultades a la hora de recibir alimentos es la forma en dónde se entrega. Algunos internos que fueron entrevistados mencionaron que desde Gendarmería no reciben bandejas ni cubiertos para comer. “En ocasiones los platos los traen familiares. En el caso de los cubiertos, un grupo de internos señalan que deben comer con botellas plásticas, ya que funcionarios de Gendarmería no permite el ingreso de lozas”, dijeron algunos presos del Centro de Cumplimiento Penitenciario Los Andes.

La situación de los baños y camas

La investigación reveló que en al menos 11 de los establecimientos penales revisados no hay una cama para todos los privados de libertad, por lo que se registran situaciones en la que duermen en baños, pasillos o en suelo.

“Si bien existen camas para cada uno de los internos, en varias celdas hay camarotes para cuatro personas, situación que implica que quien duerme en la superior queda a centímetros del cielo de la celda“, detalló el documento, en el que también se aseguró que en los penales sobrepoblados se han tomado medidas para que todos tengan acceso a una cama.

De las 83 cárceles del país, se puede decir que casi la mitad (45%) tiene un nivel de ocupación superior a su capacidad y de ellas 19 unidades superan el 140% de ocupación, que es considerado como un nivel crítico. Las más afectadas son Taltal (265,6%), Copiapó (220,7%), Santiago Sur o ex Penitenciaría (203,8%) y Petorca (200%).

Si se compara la situación entre 2018 y 2019 se observa un aumento del nivel de ocupación. Si en 2018 era de 101,5%, en 2019 se registra un 106,4%.

La Tercera detalló que en 23 cárceles no cuentan con acceso a servicios higiénicos no es permanente, en varios de ellos tienen los baños al exterior de las celdas, por lo que durante el tiempo encerrado deben realizar sus necesidades en recipientes (baldes, bolsas, etc.) o pedir autorización para salir. Mientras que, en los casos que sí tienen baño en el interior, en muchas ocasiones este no sirve.

Finalmente, se reveló que en 11 de los recintos estudiados existe un problema con diversas plagas, entre ellas ratones, pulgas, chinches y palomas.

 

 

Comentarios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST