*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Hablemos en Off
6 Diciembre
Duna en Punto
6 Diciembre
Antes que nada
6 Diciembre

No solo los humanos y los animales grandes: Las abejas también juegan

abejas

La investigación  buscaba entender de qué manera las abejas viven distintas experiencias y qué comportamientos tienen en situaciones de recreación, placer y diversión.

Por:

21 Noviembre, 2022

Suscríbete a este programa

¿Las abejas juegan?, es la pregunta que respondió un estudio realizado liderado por el ecologista conductual de la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL), Samadi Galpayage.

La investigación  buscaba entender de qué manera las abejas viven distintas experiencias y qué comportamientos tienen en situaciones de recreación, placer y diversión.

Según informa el portal Science Alert, el experto y su equipo de investigadores crearon una “zona de juegos” para 45 abejas, en concreto para la especie Bombus terrestris, que corresponde al abejorro común en países de Europa.

El diseño de este espacio permitía a las abejas ingresar directamente a una zona de comida para alimentarse. Así mismo tenía caminos por los que podían desviarse a lugares donde se encontraban pequeñas bolas de madera.

El estudio registró que después de alimentarse, las abejas finalmente se acercaban a las bolas y comenzaban a interactuar con ellas.

¿Las abejas juegan a la pelota?

“Las abejas individuales rodaron bolas entre 1 y, sorprendentemente, 117 veces durante el experimento. El comportamiento repetido sugería que hacer rodar la pelota era gratificante”, señala el artículo publicado por la Universidad Queen Mary.

Si bien esta vez las abejas fueron registradas en video, anteriormente estudios de la misma universidad ya teorizaban que las abejas experimentan emociones “gratificantes”.

De hecho, demostraron que “se puede enseñar a los abejorros a marcar un gol, haciendo rodar una pelota hacia un objetivo, a cambio de una recompensa de comida azucarada”, dice el artículo.

Sin embargo, esta vez, las abejas no recibían recompensas para hacer rodar las bolas ni se veían obligadas a repetir patrones para interesarse por estos objetos.

“Va a demostrar, una vez más, que a pesar de su pequeño tamaño y diminutos cerebros, son más que pequeños seres robóticos. En realidad, pueden experimentar algún tipo de estado emocional positivo, aunque sea rudimentario, como lo hacen otros animales más grandes, esponjosos o no tan esponjosos”, comentó Galpayage.

 

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST