EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
19 Junio

¿Depresión por Covid-19?: Sí, pero no de la manera que imaginas

Asian women are sitting hugging their knees in bed. Feeling sad, disappointed in love In the dark bedroom and sunlight from the window through the blinds.Vintage tone.

Las personas que hayan pasado el contagio tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental después de que los síntomas de la enfermedad hayan remitido.

Por:

15 Febrero, 2023

Suscríbete a este programa

En un estudio basado en millones de personas que utilizaron el sistema sanitario del Departamento de Asuntos de los Veteranos de EE.UU., se dieron cuenta de que “teníamos una nación angustiada, debido al caos de la pandemia y el cierre”, dijo Ziyad Al-Aly, director del centro de epidemiología clínica de la Universidad de Washington en San Luis (Misuri) y coautor del informe.

Al-Aly y sus colegas querían saber si las personas que se contagiaron de Covid-19 tenían un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental después de que los síntomas de la enfermedad remitieran. “La respuesta fue absolutamente afirmativa. Las personas con Covid lo tenían mucho, mucho peor”.

Según una investigación publicada en el número de junio de 2022 de la revista CNS Drugs, el 35 % de las personas declararon tener síntomas depresivos tras recuperarse del Covid. Y puede que no sea simplemente porque hayan perdido días o semanas de su vida habitual por culpa de la enfermedad: puede ser porque tienen un fenómeno poco conocido llamado depresión posviral, que probablemente se desencadena por cambios inflamatorios, estrés psicológico y otros factores.

Estos síntomas suelen “aparecer dos o tres meses después de la aparición del Covid-19 y parecen durar varios meses”, afirma Madhukar Trivedi, psiquiatra y director fundador del Centro de Investigación y Atención Clínica de la Depresión del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas. “No hay forma de predecir quién tendrá efectos transitorios o quién los tendrá persistentes”.

El alcance del fenómeno

El vínculo entre las enfermedades virales y la depresión no es nuevo, pero se ha reconocido y comprendido más ampliamente en las últimas décadas. Un estudio publicado en un número de 2016 de la revista Brain, Behavior, and Immunity, por ejemplo, descubrió que las personas que habían estado enfermas de gripe en los 30 a 180 días anteriores tenían un riesgo 57% mayor de sufrir una nueva depresión, en comparación con las que esquivaron el virus. Los expertos afirman que la depresión posviral también puede producirse con el virus de Epstein-Barr, que causa mononucleosis, y otros virus no específicos.

El estudio de Al-Aly, publicado en febrero de 2022 en la revista BMJ, descubrió que las personas que habían estado enfermas de Covid-19 tenían un 35% más de riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad y un 39% más de riesgo de experimentar un ataque de depresión un mes después de su enfermedad. Estos aumentos iban acompañados de un mayor uso de antidepresivos y benzodiacepinas.

Mecanismos detrás de las patologías

No se sabe exactamente cómo el Covid–19 desencadena la depresión, pero hay varias hipótesis. El virus del SARS-CoV-2 puede causar más inflamación en el cerebro y activar las células microgliales, que son unas células inmunitarias del sistema nervioso central que producen moléculas inflamatorias, explica Al-Aly. “La inflamación puede afectar a las regiones del cerebro que regulan el afecto y las emociones: puede activarlas o desactivarlas”.

Otra teoría es que el virus puede atacar el revestimiento de los vasos sanguíneos, lo que puede comprometer el suministro de sangre y oxígeno al cerebro y alterar las áreas que regulan las emociones, añade Al-Aly.

Una tercera hipótesis sugiere que el virus puede alterar la diversidad y el equilibrio de las bacterias en el intestino (el microbioma intestinal), lo que a su vez podría alterar los niveles de ciertos neurotransmisores, mensajeros químicos que transmiten señales nerviosas por todo el cuerpo y el cerebro y están implicados en la regulación del estado de ánimo.

Eso no quiere decir que no haya elementos psicológicos en juego. El aislamiento prolongado y los sentimientos de soledad durante la enfermedad pueden contribuir a la depresión post-Covid, dice Pravesh Sharma, psiquiatra del Colegio de Medicina y Ciencias de la Clínica Mayo en Eau Claire, Wisconsin.

Para agravar el problema, las personas con depresión post-Covid suelen sentirse incomprendidas. “Sus familias no entienden por qué no lo superan porque ya no están enfermos”, dice Dawn Potter, psicóloga clínica que dirige grupos de apoyo para personas con Covid. Además, estas “personas no saben cuándo van a terminar sus síntomas o qué les va a ayudar, y tienen miedo. Y es habitual que la gente tenga miedo de volver a padecer la enfermedad”.

Quién es vulnerable y por qué

Aunque las investigaciones sobre el tema son escasas, los expertos creen que las personas que tienen un historial previo de depresión o ansiedad corren un mayor riesgo de desarrollar una depresión tras el Covid. “Lo que estoy viendo en mi práctica clínica es que las personas tienen depresión después del Covid o que ésta se agrava con Covid si ya tenían depresión antes”, dice Potter.

Según los expertos, entre las personas que corren un mayor riesgo de sufrir depresión después de la Covid se encuentran las que tenían altos niveles de estrés antes de la infección, morbilidades médicas (obesidad, asma, hipertensión, diabetes y otras similares) y enfermedades más graves.

Recuperar un mejor estado de ánimo

Aunque algunos casos de depresión post-civid se resolverán de forma natural con el tiempo, no hay motivos para sentarse a sufrir mientras tanto. “Es importante no decir que se debe al Covid y, por tanto, no hacer nada”, dice Trivedi, “porque podría durar más de lo que crees”.

Para sentirse mejor mental y emocionalmente, ayuda realizar actividad física o ejercicio con regularidad, que tiene propiedades antiinflamatorias además de efectos antidepresivos, Añade Trivedi.

Busca apoyo social, poniéndote en contacto con amigos y familiares y/o con grupos de apoyo de su comunidad. Y adopta hábitos alimenticios saludables como la dieta mediterránea (que es rica en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, granos enteros, pescado y aceite de oliva) porque la investigación ha encontrado que está asociada con un menor riesgo de desarrollar depresión.

También es importante sentar las bases para un mejor sueño porque “los problemas de sueño y la depresión van de la mano: es una cuestión bidireccional”, dice Potter. En pocas palabras, dormir mal puede afectar a tu estado de ánimo, y la depresión puede comprometer la calidad del sueño.

Dependiendo de la gravedad de tus síntomas, la terapia puede ser beneficiosa, en particular la terapia cognitivo-conductual (TCC), que ayuda a las personas a cambiar los patrones de pensamiento perjudiciales por otros más útiles. Otro enfoque útil es la activación conductual, una habilidad que a menudo se incorpora a la TCC y que consiste en establecer objetivos que te ayuden a salir y hacer cosas que puedan mejorar tu estado de ánimo, dice Jed Magen, médico osteópata especializado en psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing.

Información obtenida de National Geographic.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST