EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
1 Marzo
Notables
1 Marzo

Después del rechazo de la Cámara a la idea de legislar la Reforma Tributaria: ¿Qué viene ahora?

Solo faltaron dos votos para que una de la iniciativas más emblemáticas del programa de gobierno sorteara su primera valla legislativa.

Por:

9 Marzo, 2023

Suscríbete a este programa

La discusión de la reforma tributaria en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados duró casi ocho meses, pero no fue suficiente. A pesar de la creación de una mesa técnica entre el oficialismo y la oposición, que resultó en la presentación de cerca de 90 indicaciones al texto original, el proyecto de reforma tributaria no obtuvo los votos necesarios para pasar al Senado en su primera votación legislativa.

73 votos a favor, 71 en contra y 3 abstenciones

la reforma tributaria no logró el quorum necesario para avanzar, lo que significa un traspié para el Ejecutivo. Este resultado obliga al gobierno a analizar los diferentes caminos para resucitar la propuesta, que buscaba recaudar el 3,6% del PIB y financiar la mitad del programa de Gobierno, pero que algunos en la oposición consideran imposible.

El gobierno puede optar por insistir con la iniciativa en el Senado, esperar un año para volver a presentar una propuesta similar o ingresar un nuevo proyecto. Sin embargo, el siguiente paso no está claro, y el Ejecutivo debe evaluar las distintas opciones junto con el Presidente de la República para determinar cómo continuar con la agenda del Gobierno.

La ministra Secretaria General de la Presidencia, Ana Lya Uriarte, señaló que se evaluarán “los distintos caminos legislativos”. Para el Gobierno, avanzar en una reforma que permita obtener recursos permanentes es fundamental, especialmente para financiar las políticas sociales que se implementarán a partir de 2024. Es clave resolver el dilema de los mayores recursos para financiar estas políticas, ya que se han presentado iniciativas que no se podrán llevar a cabo tras el rechazo a la reforma tributaria, como el aumento de la Pensión Garantizada Universal a $250.000, la reducción de las listas de espera en los hospitales y el aumento de recursos para la salud primaria, entre otras.

Votos faltantes

Luego de que la reforma tributaria propuesta por el gobierno fuera rechazada en la Cámara, la mayor parte de las críticas por parte del ámbito político y social se enfocaron en la diputada Pamela Jiles (Humanista), quien junto con sus colegas Mónica Arce (Independiente) y Viviana Delgado (Partido Ecologista Verde), abandonó intencionalmente el recinto para no emitir su voto sobre la propuesta.

“Con el pueblo no hay que enjuagarse la boca”, fueron la palabras con las que la diputada Lorena Pizarro reprochó la actitud de Pamela Jiles.

Las opciones del Gobierno:

La primera consiste en persistir con la propuesta en el Senado, lo cual requeriría el apoyo de 2/3 de los senadores, algo que se ve difícil de lograr ya que el oficialismo no cuenta con mayoría en la Cámara Alta. Por lo tanto, para avanzar en esa dirección, es necesario que se alcance un acuerdo con la oposición y se proceda a realizar modificaciones en el proyecto.

Desde la oposición se sostiene que, en caso de que el gobierno decida seguir adelante por esta vía, el debate debe ser pausado y exhaustivo para alcanzar un acuerdo fiscal. El senador UDI y presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, Juan Antonio Coloma, plantea que “el rechazo del proyecto fue sorpresivo y este resultado nos lleva a una reflexión más profunda sobre cómo se estructuró la propuesta. Esto se debe a que hubo votos en contra de manera transversal, lo que tiene un mayor significado”.

La segunda opción para el Ejecutivo es presentar otro proyecto más limitado, enfocado en temas específicos como la reducción de la evasión y elusión y la eliminación de nuevas exenciones, para generar los recursos necesarios para financiar la Pensión Garantizada Universal (PGU). Sin embargo, esta alternativa presenta una complejidad adicional que requiere examinar el reglamento del Senado, ya que, según la oposición, si se rechaza la idea de legislar no se puede ingresar otro proyecto con asuntos que ya fueron abordados en el texto previamente rechazado. Es importante destacar que la reforma tributaria rechazada este miércoles incluía cambios en relación a la evasión y elusión.

Finalmente surge como tercera alternativa, aguardar un año más para volver a presentar el proyecto por la Cámara de Diputados, lo cual generaría complicaciones en el financiamiento del plan.

Reacciones de la oposición

Según la oposición, los mayores ingresos necesarios para el programa gubernamental podrían provenir del proyecto de regalías mineras que actualmente está siendo debatido en la Comisión de Hacienda del Senado, de la propuesta de impuestos correctivos que el poder ejecutivo debe presentar en breve y de los mayores recursos obtenidos a través de la explotación del litio y del cobre.

El Gobierno ha reiterado que se encuentra evaluando los próximos pasos a seguir, ya que no esperaban el rechazo. En consecuencia, han señalado que por el momento se mantienen abiertos los escenarios alternativos.

El senador Felipe Kast de Evópoli describió la votación en la Cámara como “beneficiosa para Chile” y destacó que es una posibilidad para que el Ministerio de Hacienda busque un acuerdo a favor de la inversión y el crecimiento, avanzando así en un auténtico pacto fiscal. Por lo tanto, Kast manifestó su disposición para que el poder ejecutivo presente la insistencia, con el fin de que en el debate se pueda generar una discusión que impulse la consecución de objetivos comunes.

En la bancada senadores y senadoras de Renovación Nacional no cayeron bien las declaraciones del ministro Marcel al término de la votación, quien apuntó que había comenzado “la celebración por los partidos más a la derecha del espectro político. Estoy seguro, que van a celebrar quienes evadan impuestos”. En una carta difundida en la tarde lamentaron

“profundamente las declaraciones que, tras ser rechazado el proyecto, hizo el ministro Mario Marcel. Ellas insisten en justificar una mala reforma y, lo que es peor, se permite dividir a los chilenos en buenos y malos, atribuyéndose superioridad moral en materias que por su naturaleza son opinables”, mencionan.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST