*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Nada Personal
8 Febrero
Aire Fresco
8 Febrero
Ahora en Duna
8 Febrero

Las 5 razones por las que debes recibir y dar más abrazos

Abrazar o ser abrazado no solo incrementa el vínculo afectivo y emocional con otras personas, sino que además activan todo el cuerpo, mejorando la salud y provocando la felicidad.

Por:

20 Enero, 2023

Suscríbete a este programa

Preocupado por las pocas muestras de afecto en público, un 21 de enero de 1986, en el pueblo de Clio, Michigan, Kevin Zaborney instauró el Día Internacional del Abrazo, como una excusa para hacer algo que a todos nos gusta, pero que no nos atrevemos tanto: dar y recibir abrazos.

Este 21 de enero se celebra una nueva edición y ahora que ha llegado la “nueva normalidad” se han comenzado a valorar cosas que antes tomábamos menos en cuenta. Una de ellas es abrazar y el contacto físico con los otros, pues aparte de ser un gesto que puede transmitir estima hacia la otra persona, también tiene algunos beneficios que probablemente no conocías.

Aquí te dejamos 5 beneficios de los abrazos: 

1.- Abrazar ayuda a reducir el estrés

Según varios científicos, abrazar a una persona que está pasando por un mal momento puede ser algo muy beneficioso, pues puedes ayudarla a reducir su estrés y que se sienta reconfortada. Es una acción que no cuesta absolutamente nada, pero la persona que está pasando por algo desagradable o doloroso lo agradecerá. Y cuando seas tú quién lo necesite, también te sentirás mejor.

2.- Pueden protegernos de enfermedades

Aunque también puede parecer difícil, un estudio determinó que los abrazos pueden reducir la posibilidad de que una persona enferme. En concreto, dicha investigación concluyó que los participantes que recibieron abrazos tuvieron menos probabilidades de enfermar, y si lo hicieron, presentaron síntomas menos severos que aquellos que no recibieron cariño, que estuvieron peor.

3.-  Disminuye la presión arterial

Se ha observado que las personas que no tienen mucho contacto físico poseen una frecuencia cardíaca y una presión arterial mucho más alta que quienes reciben abrazos frecuentes.

4.- Cubre nuestras necesidades afectivas

Las personas que no muestran afecto sufren de algo que en psicología se conoce como “hambre de piel” que no es más que la necesidad de contacto humano.

5.- Los abrazos reducen los miedos

También está científicamente comprobado que abrazar y la sensación de sentirse abrazado puede reducir la ansiedad en personas con baja autoestima. Por ejemplo, de pequeño, ¿quién no ha tenido miedo o ha llorado por algo, y su salvación ha sido abrazar a algún peluche u objeto? Una muestra más de que un abrazo tiene muchos beneficios emocionales y hasta físicos.

Cuando las personas están pasando un mal momento, el efecto de un abrazo o un beso supera a otros contactos, pues se libera una hormona llamada, Oxitocina, conocida también como “la Hormona del Amor”. Esta hormona se libera desde las primeras conductas de apego, como, por ejemplo, en la relación de la mamá con su guagua.  Por eso, cada nuevo abrazo nos evoca en la memoria afectiva la primera instancia de intención con un otro significativo, y produce sensaciones y emociones únicas.

¿Y tú, a quién abrazaras este 21 de enero?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST