Cerrar Publicidad
Cerrar publicidad
Cerrar

¿Por qué no me quieren?: El rechazo de los franceses a Brigitte Macron

En medio de la baja popularidad de Emmanuel Macron los ciudadanos del país han expresado su oposisión a los planes del mandatario de oficializar el estatus de primera dama.

Suscríbete a este programa
Por: - 8 agosto, 2017 - Comentarios

Nada bien cayó a los franceses la iniciativa propuesta por su líder, Emmanuel Macron, de conceder a Brigitte Trogneux el estatus oficial de primera dama.

La idea ya había sido anunciada durante su candidatura donde prometió “clarificar” el papel de las parejas de los presidentes franceses dándoles un estatus oficial.

En ese entonces, calificó la situación actual como “la típica hipocresía francesa”.

“Me gustaría que hubiera un marco definido y voy a pedir que se trate el tema (…) La persona que vive junto a ti debería poder tener un papel y que se le reconociese por ello”, dijo Macron.

Actualmente ni la Constitución francesa, ni el protocolo habitual del país, dan a las primeras damas un estatus.

Se usa que ellas mismas adopten el papel que consideren oportuno y pueden gastar un presupuesto que gira en torno a los 450 mil euros anuales, para gastos en personal y servicios de seguridad además de un despacho.

Originalmente el mandatario pretendía originar un presupuesto separado para la pareja del presidente. Lo que desencadenó una ola de rechazo reflejada en las más de 291.000 firmas de una petición en contra del nombramiento de Trogneux. 

“No existe ninguna razón para que se le deba dar a la mujer del presidente un presupuesto procedente de las arcas públicas (…) En estos momentos, Brigitte Macron ya cuenta con dos o tres asistentes y también con dos secretarios y dos personas que se encargan de su seguridad, y esto es suficiente”, argumentó el artista y autor Thierry Paul Valette, quien inició la petición a través de la plataforma Change.org. 

La propuesta de Macron llega en medio de su baja popularidad. Las encuestas reflejan que el apoyo al mandatario han descendido en picada. Sólo un 36% de los franceses dice estar contento con su presidente.

Ningún presidente desde Jacques Chirac había obtenido un resultado tan bajo tras llevar tan poco tiempo al frente del país.

Además la polémica se produce al mismo tiempo que Macron lucha para que se apruebe un proyecto de ley de “moralización” de la vida política que impide a los parlamentarios dar trabajo a familiares. La iniciativa será discutida en una sesión extraordinaria convocada para el 9 de agosto.

Luego de la presión ciudadana el Elíseo informó que no formalizará el estatus de primera dama y en los próximos días, se publicará un documento que clarificará la posición de Brigitte Macron.

Comentarios

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibirás lo mejor de Radio Duna: podcast, noticias, opinión, música y más.

Suscríbete a nuestro Newsletter