*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
20 Mayo
Visionarios
20 Mayo

Mineras han invertido US$35.000 mills. desde 2004… pero la producción cae

La drástica baja de la ley de mineral, que suele sacar a colación Codelco para justificar el descenso de su producción (cuando cae) ya golpea a las privadas. El año pasado entró Esperanza, Codelco anotó números récord, pero la producción nacional bajó 3%. Para colmo, hoy reina la incerteza sobre el financiamiento. Y las grandes mineras recortan sus planes. GUSTAVO ORELLANA

Por:

20 Junio, 2012

Suscríbete a este programa

En 2004, la producción de cobre de Chile dio un gran salto, alcanzando las 5,4 millones de toneladas. Desde entonces, se ha sucedido la entrada de nuevos proyectos: Gaby, Spence, expansiones en Los Bronces, Escondida, Andina, Carmen de Andacollo y varios otros. En total, US$35 mil millones en inversiones. Y pese a eso, en 2011, siete años después, la extracción de cobre en Chile fue, según Cochilco, de 5,26 millones de toneladas, 3% menos que en 2010.

La razón hay que buscarla en la minería privada. Pese a algunos bajones, Codelco obtuvo el año pasado prácticamente la misma producción que en 2004. Sin embargo, la minería privada ha bajado en 151 mil toneladas, equivalentes a una mina del tamaño de Spence. Siguiendo con BHP Billiton, Escondida perdió cerca de 400 mil toneladas respecto de ese año. Y 660 mil si, en vez de comparar con 2004, lo hacemos con  2007, año en el que Escondida llegó a su nivel máximo de producción.

¿Por qué la inversión no redunda en un alza de la producción? Según el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, esto está ligado a las mayores dificultades que existen para extraer el mineral, principalmente a causa de la menor ley, que ha pasado en promedio de 1,1% en 2004 a 0,84%.

Esto conlleva a que los nuevos proyectos anunciados no involucren un alza productiva.

“La industria del cobre ha invertido en Chile sobre US$35 mil millones entre los años 2004 y 2011 y, a pesar de ello, la producción en el país ha estado estancada en algo más de 5 millones de toneladas de cobre fino al año (…). Gran parte de las futuras inversiones, más que a aumentar producción, se destinarán a reemplazar producción de operaciones con rendimientos decrecientes o producción de faenas que están al término de su vida útil”, plantea Villarino.

MÁS INVERSIONES
Lo que sí ha aumentado entre un período y otro son las exportaciones. Mientras en 2004 llegaron a US$14.530 millones, siete años después se empinaron sobre los US$43.614 millones sólo en cobre. Sumando a todo el sector minero, se superó los US$50.500 millones, de acuerdo con el anuario 2011 de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), lo que representó el 62,2% de todos los envíos de productos chilenos al exterior. Eso sí, la causa está en el alza del precio del cobre, que pasó de US$1,3 por libra a US$4.

“En los desarrollos mineros se explota al principio las mayores leyes (contenido de metal en el mineral, por ejemplo porcentaje de cobre) y con el tiempo estas leyes van en descenso. En consecuencia de lo anterior, muchas de las inversiones buscan aumentar la cantidad de toneladas de mineral a explotar y procesar, sólo con el fin de compensar la caída en las leyes y mantener la producción de metal. Por ello se tiene mayores inversiones sin que necesariamente se aumente la producción de metal”, explica el director de ingeniería en minas de la Universidad de Chile, Aldo Casali.

¿Qué ocurrirá a futuro? Según las proyecciones, la cartera de proyectos, que alcanza los US$100.000 millones según el gobierno, podría aumentar a 7 millones de toneladas anuales la producción de cobre a 2020, un alza modesta pero que se relaciona precisamente con el tema de las leyes: en gran medida viene a reemplazar capacidad productiva que se ha ido agotando.

Prueba latente es Codelco: según sus cálculos internos, si no ejecuta su plan de proyectos estructurales, la producción bajará a cerca de 700 mil toneladas anuales. Si los ejecuta (costarán casi US$30 mil millones), subirá a 2 millones.

“Los nuevos yacimientos a explotar son, en general, de menores leyes que los de antes. Hace 20 años atrás una ley de 1% de cobre era considerada un valor adecuado para un proyecto. Hoy en cambio, se evalúan proyectos de hasta 0,6%. Esto significa que se obtiene menos metal por unidad de mineral tratado”, agrega el profesor Casali.

¿QUIÉN LOS FINANCIERÁ?
Chile tiene leyes más bajas, pero se ejecutarán inversiones para mantener los niveles de producción. Pero ahí aparece otro actor: los inversionistas. Dada la situación económica global, están mucho más cautos, llevando a multinacionales como BHP BIlliton y Rio Tinto a reevaluar sus carteras de proyectos.

Una forma de analizar este mayor riesgo que ven los que financian al sector, es a través de los Credit Default Swap (CDS) de las principales mineras, que reflejan el costo de tomar una cobertura ante un posible default (ver tabla).

Es así como en promedio, los CDS de seis mineras han escalado sólo 25% en el segundo trimestre. La que más ha visto subir esta medida de “riesgo empresa” en la muestra es Xstrata (36,2%) y Barrick Gold (35,3%).

El ex presidente de Codelco y de metales base de BHP Billiton, Diego Hernández, sostiene (ver entrevista en página siguiente) que hoy los inversionistas están poniendo más trabas, dada la incertidumbre económica.

Dado este escenario, ¿mantendrá Chile el liderazgo del mercado cuprero mundial? Manuel Viera, CEO de Metaproject, agrega que esto requiere que las empresas sean más agresivas. “Este nivel de inversiones en Chile es histórica (…) y eso hay que aprovecharlo de manera urgente por los precios altos de los comodities”, sostiene.

Todo, sin entrar a otros problemas, como la energía y la mano de obra. Pero ese es otro tema.

Debes saber

¿Qué ha pasado? 
Pese a las grandes inversiones que ha ejecutado el sector minero en los últimos años, la producción no crece.

¿Por qué ha pasado? 
Principalmente por la caída de las leyes de mineral, que han pasado desde 1,11% en 2004 a 0,84% actualmente.

¿Qué pasará esta década? 
Existe una cartera de inversiones que el gobierno estima en US$100.000 millones que hará crecer la producción. Pero hay dudas sobre si se ejecutará.

¿Qué trabas existen para su ejecución? 
Además de los problemas de energía y mano de obra, hoy hay dudas sobre la obtención de financiamiento, dada la crisis económica global.

Vía Pulso.

Comentarios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST