*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
17 Mayo

¿Qué dicen los estudios sobre combinar vacunas contra el Covid-19?

Una de las principales ventajas que tendría este tipo de procedimientos sería el aumento en la flexibilidad del cronograma de vacunación, ya que abriría las puertas de las limitaciones mundiales ante la escasez de vacunas.

Por:

2 Junio, 2021

Suscríbete a este programa

Desde hace algún tiempo han surgido las dudas sobre si es posible combinar distintas vacunas para combatir el Covid-19, es decir, suministrar por ejemplo una primera dosis de Pfizer y la segunda de AstraZeneca.

En ese contexto, diversos estudios se están llevando a cabo para verificar la efectividad y seguridad de realizar este procedimiento, lo que hasta ahora tendría buenos resultados.

Los resultados prometedores provienen de varios ensayos combinados —los que fueron realizados entre España y Reino Unido—, donde se sugiere que la combinación de estos fármacos puede general niveles de anticuerpos mucho más altos que de solo recibir ambas dosis de una misma vacuna.

Algunos países ya lo están implementando, de hecho Alemania, Francia, Suecia, Noruega y Dinamarca lo recomiendan, especialmente en los más jóvenes.

En estos casos se aconseja que los voluntarios reciban una vacuna como AstraZeneca, que funciona a través de un vector viral y luego se les inocule con otra como Pfizer, que funciona a través del ARN mensajero.

¿Qué beneficios podría tener?

Una de las principales ventajas que tendría este tipo de procedimientos sería el aumento en la flexibilidad del cronograma de vacunación, ya que abriría las puertas de las limitaciones mundiales ante la escasez de vacunas.

En vez de tener que esperar los suministros, los programas podrían continuar con vacunas diferentes, independiente de qué dosis se administró primero.

Por otro lado, los programas combinados podrían asegurar una mayor efectividad contra variantes distintas, al abarcar un espectro más grande.

Otro estudio realizado en el Reino Unido y publicado en The Lancet mostró que entre 830 adultos mayores a 50 años y que fueron inoculados al azar con Pfizer y AstraZeneca en una primera dosis y con la vacuna contraria como segunda dosis, tuvieron más probabilidades de desarrollar síntomas leves a partir de la segunda vacuna.

Fiona Russell, Investigador principal sénior; pediatra; epidemiólogo de enfermedades infecciosas, Universidad de Melbourne y John Hart, Investigador clínico, Murdoch Children’s Research Institute – The Conversation.

Comentarios

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST