EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Notables
23 Julio

Sin suministro eléctrico, escasos recursos médicos y nulas posibilidades de escapar: El drama que vive Gaza tras seis días de bombardeos

Gaza

Gaza cuenta con 2,3 millones de personas, las que viven sumamente hacinadas y en medio de una gran pobreza. Según reportes de agencias internacionales, más de un décimo de los habitantes de la ciudad están intentando escapar de allí.

Por:

12 Octubre, 2023

He dado una orden: Gaza estará bajo asedio total, eso dijo el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant tras los masivos ataques de Hamás sobre Israel. Dicha orden se ha cumplido.

Hoy la situación en el enclave palestino es dramática: no hay luz y los constantes bombardeos israelíes han hecho desaparecer barrios enteros y dejar a la ciudad prácticamente sin gas, agua ni combustible debido al bloque que ha impuesto Israel al ingreso de ayuda humanitaria.

Según el viceministro de Salud en Gaza, Yusuf Abu al-Reesh “todas las camas de los hospitales están ocupadas, y tanto los medicamentos como el material médico están a punto de acabarse”.

Además, el 60% de quienes fueron atacados por los bombardeos y se mantienen heridos son mujeres y niños. En total, desde el inicio de los ataques aéreos por parte de Israel, 950 palestinos han sido asesinados.

Intentando escapar

Gaza cuenta con 2,3 millones de personas, las que viven sumamente hacinadas y en medio de una gran pobreza. Según reportes de agencias internacionales, más de un décimo de los habitantes de la ciudad están intentando escapar de allí, especialmente con dirección a Egipto, pero esto es casi imposible, ya que para hacerlo necesitan un permiso especial que emite Israel y además, la fuerza aérea israelí ha bombardeado, en al menos, tres ocasiones los caminos que permiten salir de Gaza, según la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Además, desde Egipto se han tomado medidas para que no lleguen más palestinos desde Rafah, la única salida que hay en Gaza. Ante esto, la mayoría se está refugiando en escuelas de agencias de las Naciones Unidas u hoteles.

Según los mismos ciudadanos de Gaza, es imposible escapar de los bombardeos. “La Franja de Gaza entera es un peligro, no tenemos cómo huir. La frontera está cerrada, no hay refugios, acá vamos a continuar en casa y ver qué pasa, porque no tenemos qué hacer ahora”, contó el ciudadano palestino Abud Zaki a O Assunto, de Globo.

Abud Zaki agregó que no hay alertas de bombardeo por parte de Israel, simplemente atacan, sin importar si hay civiles. “Con esta guerra ya llevamos 30 horas sin luz, el internet está muy complicado, se corta siempre y hay que salir a la calle. Hay que ir donde haya una persona con luz, con batería, para conseguir usar el internet. Los bazares están todos cerrados. De aquí a algunos días los habitantes de la Franja de Gaza morirán de hambre, de sed, porque no hay agua, ni alimentación, ni nada”, agregó.

“Mi hermano, mi madre y yo. Estábamos todos bajo los escombros, en el suelo, heridos. Llamamos a una ambulancia y cuando llegó, también atacaron la ambulancia. Olviden los derechos humanos, ni siquiera tenemos derechos animales”, confesó otro ciudadano palestino al The Wall Street Journal

Escasos recursos médicos

El director médico del Hospital Al-Wafa en Gaza, Hassan Khalaf, afirmó a Al Jazeera que los recursos médicos se están acabando a pesar de gran cantidad de heridos que llegan día a día y que debido al corte de energía, están usando generadores, pero estos cuentan con capacidad para “unos pocos días”

Además, dio a conocer que hay unos 100 recién nacidos en dicho centro médico, pero que estos “podrían no sobrevivir, porque dependen en cada aspecto de su vida de la electricidad y el equipamiento. Son muy pequeños, están muy débiles”.

También aseguró que más de 1000 personas necesitan máquinas de diálisis, por lo que los ataques israelíes podrían se un “asesinato masivo”.

Por su parte, el director general de Humanitarian Care Malaysia, Ziad Shehadah, comentó al medio antes citado que: “Estamos tratando de proveer a los palestinos desplazados paquetes de comida, cobertores y todo eso, pero estamos frente a dos problemas. Primero, la mayoría de los suministros están cerca de la frontera, así que son inalcanzables. Y segundo, que la mayoría de los productos se están acabando (…) Es la situación más peligrosa en la que he estado en mi vida”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST