*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Terapia Chilensis
27 Septiembre
Nada Personal
27 Septiembre
Aire Fresco
27 Septiembre
Café Duna
27 Septiembre

Obama acusa a los republicanos de querer ‘proteger’ sólo a los más ricos

A pocas horas de que suban los impuestos de todos los estadounidenses si el Congreso no lo impide, Barack Obama lanzó este domingo su último mensaje público de presión contra los republicanos. El presidente de Estados Unidos acusó a la oposición de anteponer los intereses de los más ricos a los del resto de la… View Article

Por:

30 Diciembre, 2012

Suscríbete a este programa

A pocas horas de que suban los impuestos de todos los estadounidenses si el Congreso no lo impide, Barack Obama lanzó este domingo su último mensaje público de presión contra los republicanos. El presidente de Estados Unidos acusó a la oposición de anteponer los intereses de los más ricos a los del resto de la nación. “Ahora la presión está sobre el Congreso”, dijo.

Si el Senado y la Cámara de Representantes no votan una legislación de compromiso antes de que acabe 2012, todos los contribuyentes pagarán más porque caducan varias rondas de bajadas fiscales temporales de la Administración Bush.

Así, la tasa del IRPF más baja pasará del 10 al 15% y la más alta del 35 al 39,6% y el impuesto sobre bienes inmuebles subirá del 35 al 55% a partir del millón de dólares (750.000 euros). Las alzas de impuestos suponen la mayoría del llamado abismo fiscal, en el que también se juntan recortes del gasto público de unos 110.000 millones de dólares (83.000 de euros) sobre los que de momento la negociación está parada. En total, si no hay cambios, el efecto podría ser de casi 600.000 millones de dólares (450.000 de euros) y provocaría una recaída casi inmediata de Estados Unidos en la recesión.

Obama quiere mantener las desgravaciones y bajadas fiscales de Bush para la mayoría de los contribuyentes, pero pretende eliminarlas para los más ricos. Su propuesta inicial era aumentar los impuestos a quienes ingresan más de 250.000 dólares (unos 190.000 euros) al año, aunque ha aceptado subir el umbral a 400.000 (unos 300.000 euros), una cifra que sigue sin convencer a una parte de republicanos, que cada vez tienen menos opciones para negarse ante la presión de los mercados y empresarios temerosos de la recesión.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST