EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
18 Junio
Visionarios
18 Junio

Niños y pantallas: ¿Cuánto tiempo deben usarlas?

Cuatro horas es la media de tiempo que un niño pasa delante de una pantalla, un total de 1.460 de las 8.760 que tiene un año.

Por:

6 Marzo, 2023

Suscríbete a este programa

La cantidad de tiempo que los infantes dedican a mirar pantallas es relevante, ya que puede incidir en sus habilidades cognitivas en la adultez, de acuerdo a un estudio reciente. En consecuencia, especialistas sugieren distintos lapsos adecuados para exponer a los niños a televisores, videojuegos, teléfonos y computadores, dependiendo de su edad.

En vista de este informe, presentado en JAMA Pediatrics, Forbes brinda información sobre cómo los padres pueden enfrentar esta situación con sus hijos. Los expertos sostienen que la comunicación es lo primordial, no sólo para conversar sobre el uso de dispositivos, sino también para dar ejemplo y regular sus propias prácticas para que los menores imiten conductas saludables.

Según el Dr. Jacob Holzma, psicólogo clínico infantil y juvenil del Hospital de Niños de Colorado, Estados Unidos,

“muchos niños desean seguir los pasos de las personas que más aman en sus vidas. Los padres pueden notar que al reducir su tiempo frente a las pantallas, sus hijos también disminuirán su uso de dispositivos”.

Además, el especialista indica que “es beneficioso pensar en cómo mantener una consistencia en los límites de tiempo en pantallas, mientras se conversa de manera tranquila sobre el tema”. Por otra parte, se puede buscar alternativas para disfrutar en familia sin dispositivos, tales como realizar actividades al aire libre o deporte con amigos.

¿Cuál es el tiempo adecuado que los niños deben estar frente a pantallas?

Para responder a esta pregunta, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) ha dividido sus recomendaciones en cuatro grupos etarios, en base a la evidencia disponible en cuanto al tiempo apropiado de exposición para cada edad.

Menores de dos años

Durante los primeros años, la AAP aconseja un uso muy limitado de pantallas, excepto para videollamadas. Desde los 18 meses, se sugiere mostrarles contenido de calidad adecuado para su desarrollo temprano, siempre con la presencia de un adulto para conversar sobre lo que se está viendo.

De 2 a 5 años

En esta etapa, se recomienda limitar el tiempo de uso a una hora diaria, siempre bajo la supervisión de un adulto. Específicamente, la AAP sugiere contenido “interactivo, no violento, educativo y pro-social”.

De 5 a 8 años

Desde este punto en adelante, se aconseja a los padres y cuidadores monitorear el uso de los dispositivos para asegurarse de que no interfieren con otras actividades, como el sueño y el ejercicio, y para observar con atención la idoneidad del contenido que están viendo los niños.

Sin embargo, según Forbes, no hay evidencia científica que sugiera un tiempo máximo diario para el uso de dispositivos, por lo que esto queda a criterio de cada familia.

9 años o más

Finalmente, en esta etapa, el enfoque se centra en la comunicación de los padres con sus hijos, manteniendo un diálogo constante sobre el contenido que están consumiendo.

Riesgos detrás de las pantallas

De acuerdo con un estudio mencionado, pasar mucho tiempo frente a las pantallas puede afectar la cognición, lo cual puede ser evidente después de algunos años, ya que el entorno influye en el desarrollo de las funciones durante la primera infancia.

El problema radica en que el contenido de estos dispositivos está diseñado para mentes más maduras, por lo que los niños pueden procesarlo de manera incorrecta y dañar sus vías sensoriales.

El uso excesivo de dispositivos también puede causar otros problemas, como aumento de peso. Un estudio publicado en la revista Pediatrics en 2017 encontró una conexión entre el uso de pantallas y hábitos alimenticios distorsionados, por ejemplo, comer mientras se ve la televisión o ser influenciado por anuncios poco saludables, así como alterar los horarios de sueño.

Además, el uso excesivo de dispositivos puede reducir la actividad física de los niños. Según un estudio publicado en JAMA Pediatrics en 2022, “reducir el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas resultó en un aumento sustancial en su participación en actividades físicas”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST