EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST

Dormir siesta y las otras 5 recomendaciones de un neurocientífico para mejorar tu memoria

Según el neurólogo y académico Richard Restak de 81 años, mantener la memoria activa y entrenarla es primordial.

Por:

18 Marzo, 2023

Desde el lugar donde colocamos las llaves del vehículo hasta el nombre de la hija de nuestra prima distante o el nombre del actor en esa película que tanto disfrutamos, el acto de recordar parece complicarse cada vez más a medida que envejecemos.

No obstante, Richard Restak, un experto en neurología y profesor de la Escuela de Medicina y Salud del Hospital de la Universidad George Washington en los Estados Unidos, y autor de más de veinte libros sobre la mente, asegura que este proceso de deterioro es evitable.

Según el renombrado científico de 81 años, si ejercitamos nuestra memoria a diario, de manera similar a como se ejercita el cuerpo, podemos mantenerla activa y en buena forma. En una conversación con BBC Mundo, Restak compartió algunos consejos importantes para entrenar y fortalecer nuestra memoria.

6 recomendaciones para mantener activa nuestra memoria

1. Lee libros de ficción

De acuerdo con el experto en neurociencia, al momento de escoger nuestras lecturas, es recomendable elegir libros de ficción, tales como novelas.

¿La razón? Este tipo de literatura requiere una mayor demanda de nuestras habilidades de memoria. “Los libros de no ficción, como el mío más reciente, no exigen mucho en términos de memoria: uno puede repasar la tabla de contenido y enfocarse en lo que le interesa, por ejemplo”, explica.

2. Convierte las palabras en imágenes

Este es un principio fundamental. Por ejemplo, si alguien se llama Greenstone, que en español se traduciría como Piedraverde, el neurólogo Restak sugiere visualizar en tu mente una piedra de color verde intenso. Esta estrategia sencilla te ayudará a recordarlo sin dificultades.

“Si no lo haces, y solo te quedas con las palabras, es posible que después no recuerdes si es Piedrazul o Piedranegra, por ejemplo”, añade.

Otro truco que el experto emplea es crear un mapa mental de lugares con los que está muy familiarizado, como su vecindario, para vincularlos con cosas que desea recordar.

Si su objetivo en algún momento es recordar comprar leche y pan, Restak superpone esas palabras con dos lugares de su mapa para componer imágenes dramáticas que sean difíciles de olvidar.

“Me imagino mi casa volcada de lado, con leche que sale de la chimenea (como si fuera un envase de leche) y se esparce por la calle. Y cuando camino por la biblioteca y miro por la ventana, veo que los estantes están repletos de rodajas de pan en lugar de libros”, explica.

3.Haz juegos de mente con tus amigos (y también cuando estás solo)

En situaciones sociales con amigos o familiares, es recomendable optar por juegos que ejerciten la memoria.

Uno de los juegos que utiliza Restak se llama “20 preguntas”, el cual consiste en que un jugador —o varios— escogen una persona, objeto o lugar para pensar en su mente, mientras que el resto de los jugadores intenta adivinar con solo 20 preguntas. Las respuestas solo pueden ser “sí” o “no”.

El experto también sugiere que, si te gustan los deportes, puedes intentar recordar a todos los miembros que componen un equipo específico, y luego ordenarlos alfabéticamente.

4. Usa la tecnología (pero de forma inteligente)

Tener una lista de compras en el teléfono o una foto de algún producto que deseamos probar en el supermercado no es necesariamente negativo.

A pesar de que el uso de dispositivos electrónicos debilita nuestra memoria, podemos utilizar la tecnología a nuestro favor.

Cuando vamos al supermercado, Restak recomienda intentar recordar primero los artículos que necesitamos y solo después usar la lista para evitar olvidos. Lo mismo aplica para los productos nuevos, intentar recordar su aspecto antes de revisar la foto para confirmar si es el correcto.

La idea es “no reemplazar la memoria por el dispositivo sino usar primero el cerebro y después verificar su rendimiento”.

5.-Una siesta puede ser beneficiosa

Para el profesor de la Universidad George Washington, la siesta puede ser un gran aliado para fortalecer las capacidades de la memoria. Y es que este hábito conduciría a beneficios como absorber información y codificar la memoria, argumenta el especialista.

“De hecho, cuando tomamos dos grupos de estudiantes y les permitimos a uno de ellos hacer una siesta después de haber aprendido algo, mientras que al otro no, notamos que el que durmió siesta aprendió mucho mejor”, dice.

El tiempo sugerido para dormir durante el día es entre 20 y 40 minutos, no más que eso: “Si te pasas de la hora interferirás con el sueño nocturno. Así que pon la alarma, o pídele a alguien que te despierte”.

6. Aliméntate mejor

Más que alimentos específicos, Restak dice que la clave es evitar ciertos alimentos como los ultraprocesados, en referencia a aquellos con excesos de grasas, sales, preservativos, etc.

“Estos alimentos no son buenos para la memoria porque disminuyen a largo plazo la circulación sanguínea en zonas vinculadas a la memoria, provocan hipertensión, diabetes”. “Estas son todas causas que pueden conducir a la demencia”, concluye.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST