EN VIVO

/

Duna

/

Sonidos de tu Mundo

DUNA TV
PODCAST
Aire Fresco
21 Junio
Visionarios
21 Junio

Hay una parte del cerebro que la ciencia aún no logra entender

En 150 años no es mucho lo que se ha avanzado.

Por:

10 Abril, 2023

Suscríbete a este programa

Pensaríamos que la ciencia ha develado el funcionamiento del cerebro, pero no, si bien ha estado en estudio durante muchos años, aún hay cosas que no puede explicar ni la medicina ni la tecnología.

Se trata de la “zona incierta” un lugar dentro del órgano más complejo del ser humano que ningún científico entiende como funciona.

Es “una región de la cual no se puede decir nada con certeza”, dijo el neuroanatomista Auguste-Henri Forel en 1877, la primera vez que alguien describió esta parte del cerebro.

En 150 años no es mucho lo que se ha avanzado, de hecho, la dificultad de su comprensión ha hecho que se estudie muy poco, ya que tampoco se saben sus mecanismos de acción ni cómo se conecta con las otras zonas del cerebro.

5 interesantes y recientes estudios científicos sobre el cerebro | Explora  | Univision

La zona incierta está ubicada en la zona central del cerebro, al interior de este y tiene al menos cuatro subregiones con tareas específicas: funciones motoras y viscerales e incluso excitación y atención.

Aunque también estaría relacionada con las funciones del sueño, regulación del dolor y aprendizaje, según explicó la doctora Huizhong Tao, profesora de fisiología y neurociencias en la Universidad del Sur de California, en BBC.

¿Qué está pasando?

Un estudio de la Universidad de Friburgo y el Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro, en Alemania, encontró indicios sobre el rol que podría tener esta zona en la capacidad de atención y en la memoria perdurable.

En general los estudios del cerebro suelen enfocarse en las señales que se activan sobre el aprendizaje y la memoria, pero esta nueva investigación optó por centrarse en las que se desactivan, también llamadas inhibitorias, que “apagan” ciertas conexiones para permitir que otras se “enciendan”.

Esta “zona incierta” juega un rol en el aprendizaje y la memoria desactivando conexiones, facilitando que otras zonas de la neocorteza se activen y faciliten el aprendizaje.

La importancia del descubrimiento

“Este estudio es muy interesante. Ofrece nuevos conocimientos sobre los mecanismos neuronales para el aprendizaje y la memoria”, comentó la doctora Huizhong.

Los autores de la investigación apuntaron a que también es importante comprenderla para los tratamientos de la pérdida de la memoria, desórdenes de ansiedad o, incluso, la enfermedad de Parkinson.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST