*
EN VIVO

/

/

DUNA TV
PODCAST
Antes que nada
29 Noviembre
Terapia Chilensis
28 Noviembre
Nada Personal
28 Noviembre
Aire Fresco
28 Noviembre

Presidente Boric a tres años del 18-O: “Debemos interpretar lo que pasó, sacar lecciones y actuar (…)No fue una revolución anticapitalista ni tampoco una pura ola de delincuencia”

Además el mandatario fue claro al decir: “Las violaciones a los derechos humanos (…) no son aceptables, y a la vez Carabineros cuenta con todo nuestro respaldo para combatir la delincuencia y asegurar el control del orden público en el marco del estado de derecho, no hay una dicotomía entre ambas posiciones”

Por:

18 Octubre, 2022

Suscríbete a este programa

Durante esta mañana el presidente Gabriel Boric se refirió a los tres años del estallido social, esta vez como mandatario, comentando: “Ya es tiempo de que salgamos de nuestra zona de confort para interpretar los que allí pasó, las lecciones que debemos sacar de este proceso y actuar. El estallido no fue una revolución anticapitalista y tampoco, como han querido instalar en los últimos días, una pura ola de delincuencia, fue una expresión de dolores y fracturas de nuestra sociedad que la política, de la cual somos parte, no ha sabido interpretar ni dar respuesta”.

Desde el palacio de La Moneda, Boric expresó “durante estos últimos tres años los distintos sectores políticos hemos asumido una interpretación de los eventos posteriores a octubre de 2019 que pareciera no hacer más que reafirmar nuestras creencias y convicciones previas. El 18 de octubre debiera desafiarnos a todos y todas, y en cambio lo hemos usado como una razón para reafirmar lo que ya pensábamos desde antes”.

Y agregó: “Cuando leemos el estallido solo para reafirmar nuestras concepciones estamos eludiendo su mensaje y enseñanza como Presidente de Chile no voy a cometer ese error, y estamos trabajando desde nuestro gobierno y las fuerzas políticas que nos apoyan para no caer en lo mismo. Una ruptura de esta magnitud debe desafiar nuestros puntos de vista y empujarnos a mirar lo que no queremos ver”.

“El estallido social expresó y trajo consigo mucho dolor y ha dejado enormes secuelas, no vamos a permitir que sea en vano, no podemos ser los mismos como sociedad después de esta experiencia, no podemos cometer los mismos errores ni quedaron arrinconados en nuestras cómodas veredas”, remarcó.

El mandatario fue claro al condenar las violaciones a los derechos humanos que ocurrieron durante el estallido: “El estallido social fue un momento doloroso desde el punto de vista de los derechos humanos, personas que estaban ejerciendo un derecho legítimo en democracia sufrieron lesiones y abusos ante las cuales no podemos ser indiferentes”.

Apuntando: “Como Estado debemos asumir que el control policial de esos meses sobrepasó los límites de lo aceptable. Hubo muertos, hubo abusos sexuales, hubo mutilaciones oculares, y eso no puede quedar impune y no se puede volver a repetir”.

“Es indispensable que en democracia los abusos policiales se investiguen y se sancionen, no solo es un acto de justicia a las víctimas, sino que es un acto de justicia con la institución policial, cuya labor no debe ser confundida con actuaciones que fueron gravísimas y condenables, porque no son representativas de la labor diaria que más de 70 mil carabineros realizan día a día”, comentó.

Y fue claro al expresar el apoyo a la labor que hace Carabineros: “Las violaciones a DD.HH, no son aceptables y a la vez, Carabineros cuenta con todo nuestro respaldo para combatir la delincuencia . No ha dicotomía entre ambas posiciones”.

Sobre la violencia

Boric condenó la violencia ejercida durante las manifestaciones, expresando: “Esa violencia se volvió contra las propias causas del estallido (…) este tipo de violencia no es inocente, causa daño, alienta el odio, genera inseguridad y termina fomentando regresiones políticas antidemocráticas que no queremos para Chile”.

E hizo un llamado a su sector: “Desde la izquierda debemos poner un dique a esas conductas, en enfrentarlas sin complejos, denunciarlas y castigarlas”.

“La protesta social no puede ser sinónimo de violencia no puede cobijarla ni justificarla, porque va en contra de sus principios y propósitos y en contra de su vocación de mayoría”, concluyó el presidente.

También fue claro al decir que se necesita llegar a consensos: “A tres años del estallido social tenemos otra oportunidad de hacer cambios (…) El pueblo de Chile no nos quiere ver peleando, nos quiere ver solucionando”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ENTREVISTAS, NOTICIAS Y PODCAST